“Sigue la luna de miel entre Macri y la sociedad”

(Entrevista a Matías Carugati, economista jefe de Management & Fit)

¿Sigue la luna de miel de la ciudadania con el Presidente o ya ha empezado a resquebrajarse?

Los números que tenemos muestran que la luna de miel sigue. Los niveles de aprobación del Presidente continuan siendo superiores a los de desaprobación y Mauricio Macri sigue estando entre los políticos con mayor imagen positiva del país. Esto no se ha deteriorado casi nada en enero y febrero. Si bien la sociedad cree que la inflación hoy es el principal problema que tiene el país, el 40% le adjudica esa responsabilidad al Gobierno anterior y sólo 25% al actual. Todavía no se ve a Macri como el responsable de los problemas.

¿A partir de qué punto la sociedad comenzará a endilgarle la responsabilidad a Macri?

A partir del segundo trimestre, cuando arranquen las clases y se normalice la vida de todos los hogares, allí empezaremos a ver a Macri como el verdadero Presidente de los argentinos y quien tiene a su cargo la tarea de resolver todos los problemas que tiene enfrente. En la medida en que éstos no se resuelvan, vamos a empezar a registrar una imagen más crítica hacia el Presidente.

Vayamos al terreno económico. Si bien nunca salió de la agenda, en las últimas semanas reapareció con fuerza la cuestión inflacionaria. ¿Qué ocurrió?

Nunca se fue de escena. Hay que separar dos cosas. Por un lado, la inflación como problema que veníamos teniendo hace varios años y, por el otro, los dos shocks puntuales: la devaluación y la quita de subsidios a la electricidad. Le dieron un golpe al nivel de precios y por eso surge como principal problema nuevamente. Estamos en el medio del ajuste de precios relativos. Aun así, la salida del cepo fue menos traumática que la esperada y el impacto que tuvo la devaluación sobre la inflación fue menor a la devaluación de 2014. Esta devaluación fue más exitosa que la de entonces.

El Gobierno parece no tenerle miedo a este rebrote inflacionario y acaba de anunciar que en los próximos meses llegará el ajuste en las tarifas de gas. ¿Es mejor concentrar el ajuste en los precios relativos en este semestre o hubiera sido preferible dosificarlos?

Las noticias, cuando son malas, hay que darlas todas al mismo tiempo. El ajuste de precios relativos y, en particular, la quita de subsidios, es necesario no sólo para asignar los recursos y la inversión sino para dar señales fiscales también. El Gobierno ha tomado la decisión política de cumplir las metas fiscales, aun cuando eso pueda tener un impacto sobre el nivel de precios que complique la meta inflacionaria.

¿Qué opina la población sobre los ajustes tarifarios?

Hace un mes, dos de cada tres argentinos estaba de acuerdo con sacar los subsidios y más de la mitad de ese universo sostenía que había que mantenerlos únicamente para quienes lo necesitaban. Hoy, conocido el ajuste y a sabiendas de cómo llegarán las facturas, la aprobación bajó: 35% está a favor de cómo el Gobierno implementó esa medida y otro 35% opina lo contrario.

Varios de sus colegas descreen que se cumpla la meta inflacionaria de 20-25%. ¿Usted qué opina?

Coincido con mis colegas. Es muy difícil que, en medio del ajuste fuerte de precios relativos que estamos viendo, la inflación se quede dentro de la banda objetivo del Gobierno. Proyectamos una inflación de 31% anual. La inflación ha demostrado ser tolerable para los argentinos (en 2011, CFK fue reelecta por más del 54% de los votos con una inflación de más de 25%) siempre y cuando se mantuvieran los niveles de empleo.

¿Qué se puede esperar en materia laboral?

Esa es la clave a mirar. En función de cómo viene el nivel de actividad, vamos a ver una suba del desempleo a lo largo del año tendremos dos o tres trimestres con la economía debajo del agua y un nivel de actividad inferior al del año anterior. Recién tenderá a recuperarse hacia el cuarto trimestre. Por lo tanto, la perspectiva es que el desempleo siga aumentando y ese problema se traslade hacia 2017.

Uno de los grandes perjuicios que generó el cepo es que se estancó la economía. Ahora, sin cepo, la economía todavía tiene problemas para crecer. ¿Qué está pasando?

Van dos meses y medio recién. Las decisiones de inversión no se toman de la noche a la mañana y tardan en madurar. Ahora, al menos, los inversores saben cuáles son las reglas del juego: saben, por ejemplo, que podrán sacar sus dólares. Pero hay un tiempo considerable entre que se anuncia una inversión y eso se traduce en máquinas, crecimiento y nuevos puestos de trabajo. Por eso decía que el nivel de actividad tenderá a recuperarse recién hacia finales de año. Asimismo, el arreglo con los holdouts también está generando incertidumbre.

¿El arreglo con los holdouts es clave para el programa económico oficial?

Sí, tal como está diseñada la estrategia gradualista del Gobierno, el acceso al financiamiento es clave. Si no hay financiamiento externo, el BCRA deberá seguir emitiendo y no podrá cumplir con las metas que se está proponiendo y habrá más inflación.

Esta entrada fue publicada en Edición 137 y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a “Sigue la luna de miel entre Macri y la sociedad”

  1. Pingback: Presidencia en construcción | El Estadista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + dieciseis =