El reparto de las intendencias

(Columna de Leandro Ezequiel Gómez)

Casi el 50% de los jefes locales fueron reelectos en 2015, pero también se registraron cambios en ciudades muy importantes. El FpV resignó dieciocho gobiernos y el PRO tuvo un notable crecimiento.

En la edición 121, el estadista publicó un balance del alineamiento político de los intendentes de las principales municipalidades del país –aquellas que, según el Censo de 2010, tenían más de 48 mil residentes, y que en estos momentos han de tener más de 50 mil–.

En tiempos en que la elecciones presidenciales se veían un tanto lejanas, el Frente para la Victoria dominaba el escenario de las 130 intendencias con 84 jefes comunales –entre propios y aliados–, con fuerte presencia a lo largo y ancho del territorio. La Unión Cívica Radical le seguía en cantidad (19), aunque con fortaleza en los municipios más chicos. El Frente Renovador basaba su fortaleza en Buenos Aires, para totalizar diecisite intendentes. El PRO, con sus aliados, contaba sólo con 4 intendentes.

Luego de un año saturado de elecciones primarias, generales y balotajes, quedó configurado también un nuevo mapa para las intendencias. El cuadro de alineamientos cambió, aunque no tanto, como sí cambió el electorado a la hora de elegir al Presidente y también a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires.

En 125 de los 130 municipios se realizaron elecciones para intendente. Las capitales de Corrientes y Santiago del Estero, y las ciudades de Goya y La Banda, más la cordobesa Río Cuarto, elegirán a sus autoridades en los próximos años.

LOS CAMBIOS

En el año que, quizás, quede signado como del “cambio”, en 56 de las 125 comunas hubo reelección del intendente. A ese número se pueden sumar las 28 localidades en las que hubo continuidad del signo político al frente de la intendencia, aún en las que el intendente electo ganó luego de vencer en las PASO al jefe comunal saliente. El cambio de fuerza política al frente de los municipios se dio en 41 distritos (poco menos de un tercio del total al que se refiere esta nota).

Luego del maratón –atendible, en tanto la potestad de las algunas provincias y municipalidades de determinar la fecha de los comicios–, el Frente para la Victoria y sus aliados continúan al tope de la lista, con 66 municipios en su haber. Fueron reelectos Martín Insaurralde (en Lomas de Zamora), que a principio de año osciló entre su fuerza y el massismo; Julio Pereyra (Florencio Varela); Gabriel Katopodis (San Martín), que dejó el FR para retornar al FpV; Jorge Ferraresi (Avellaneda); Juan Patricio Mussi (Berazategui); Emir Félix (San Rafael), Alejandro Bermejo (Maipú) –ambos municipios mendocinos–; Enrique Ponce (San Luis); Raúl Jalil (San Fernando del Valle de Catamarca), que realizó un camino similar al de Katopodis; e Ismael Passaglia (San Nicolás), por nombrar a los jefes reelectos en las comunas más importantes del Gran Buenos Aires y del interior del país. En total, fueron 35 los intendentes del FpV (y aliados) que fueron reelectos a lo largo de 2015.

La lista de 66 se compone también de 22 intendentes electos del FpV en municipios que esa fuerza gobernaba con antelación. Verónica Magario (La Matanza); Mariano Cascallares (Almirante Brown); Gustavo Menéndez (Merlo); Walter Festa (Moreno); Mario Losada (Posadas), del Frente Renovador misionero; Mario Ishii (José C. Paz); Jorge Jofre (Formosa); Alberto Paredes Urquiza (La Rioja); Carlos Linares (Comodoro Rivavia) y Enrique Cresto (Concordia) son diez de esos 22 nuevos intendentes.

El “cambio” jugó a favor del FpV en seis municipios de más de cincuenta mil residentes. Los más importantes: Malvinas Argentinas (asumirá Leonardo Nardini), Resistencia (Jorge Capitanich) y Juan Zabaleta (Hurligham).

Los intendentes de Corrientes, Santiago del Estero y Goya, todos adscriptos al FpV, fueron elegidos en años anteriores.

La Unión Cívica Radical se vio beneficiada por su confluencia en Cambiemos con elPRO y la Coalición Cívica. De los 19 intendentes que contaba en mayo (con aliados) pasó a 27. Los intendentes reelectos fueron diez: Ramón Mestre (Córdoba), José Corral (Santa Fe), Raúl Jorge (San Salvador de Jujuy), Miguel Lunghi (Tandil) y Rodolfo Suárez (Mendoza) son los que continuarán gobernando las cinco ciudades de mayor peso electoral.

En 14 municipios el “cambio” jugó a favor del partido centenario, y Marcelino Iglesias (Guaymallén), Sergio Varisco (Paraná), Daniel Orozco (Las Heras), Leandro Altolaguirre (Santa Rosa), Roberto Giubetich (Río Gallegos) y Jorge Nedela (Berisso) son los nuevos intendentes.

El 29 de noviembre, en el último domingo electoral del año, Tadeo García Zalazar mantuvo para la UCR la intendencia de Godoy Cruz, donde reemplazará a Alfredo Cornejo, que pasará a la gobernación mendocina. En Santo Tomé (Santa Fe), la intendencia también continúa en manos de la UCR, pero ahora gobernará una mujer: Daniela Questa. Juan Jure, de Río Cuarto (el segundo municipio cordobés) tiene mandato hasta 2016.

El partido fundado por Mauricio Macri en 2003 no sólo llegó a la presidencia y a la gobernación de la provincia de Buenos Aires, sino que también cuenta, desde este año, a 20 intendentes. Entre ellos, Horacio Rodrí- guez Larreta (CABA), Julio Garro (La Plata), Carlos Arroyo (General Pueyrredón/Mar del Plata), Martiniano Molina (Quilmes), Néstor Grindetti (Lanús), Diego Valenzuela (Tres de Febrero). De ellos, sólo Rodríguez Larreta ganó en un municipio gobernado por el PRO: en todos los demás dominaban el FpV y sus aliados. Jorge Macri (de Vicente López) fue el único intendente del PRO reelecto en el año. A él se puede sumar a Horacio Quiroga, de Compromiso Neuquino, que antes había buscado la gobernación secundado por un candidato a vice macrista.

El nuevo Presidente retribuyó a la UCR con tres ministerios, más la dirección del Plan Belgrano. El frente Cambiemos, exitoso a nivel presidencial, puede manifestar que cuenta con 47 intendentes de ciudades importantes de todo el país. En la extensión del territorio, se hace fuerte la UCR, mientras que el PRO domina en el Gran Buenos Aires y en las ciudades del interior bonaerenses más grandes donde el FpV y el FR no lograron imponerse.

El Frente Renovador se vio perjudicado en lo que hace a la cantidad de alcaldes. Al gunos dejaron la alianza para volver al FpV, y otros se concentraron en fuerzas provinciales y desde allí buscaron retener la intendencia. Pero Julio Zamora (Tigre), Joaquín De la Torre (San Miguel) y Luis Andreotti (San Fernando) fueron reelectos en sus municipios del GBA. Gustavo Sáenz (Salta) Facundo López (Necochea) y Guillermo Britos (Chivilcoy) llegaron a intendencias que eran lideradas por alcaldes del FpV. A ellos se suma Pablo Mirolo, de La Banda, ciudad santiagueña que elegirá a su sucesor en 2018.

En las diez intendencias restantes predominan los alcaldes justicialistas no alineados con el FpV: son siete. A este grupo pertenecen, entre otros, el nuevo intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, Mario Merlo, reelecto en Villa Mercedes (San Luis), y Adrián Maderna, que mantuvo la municipalidad de Trelew para el dasnevista Chubut Somos Todos.

Rosario, Villa Gobernador Gálvez y San Carlos de Bariloche cuentan con intendentes no justicialistas. En Rosario fue reelecta Mó- nica Fein, del Partido Socialista (PS). En la elección santafesina, como en los últimos años, el PS estuvo aliado a la UCR y a la Coalición Cívica, que a escala nacional dieron vida junto PRO al frente Cambiemos. El Socialismo, con su candidato Alberto Ricci, también se impuso en Villa Gobernador Gálvez (el FpV deja la intendencia).

El candidato de Juntos Somos Bariloche, Gustavo Gennuso –alineado con el gobernador reelecto Alberto Weretilnek, que se acercó y alejó del Frente Renovador para luego apoyar tímidamente a Daniel Scioli–, desplazó de la intendencia a María Eugenia Martini, del FpV, que buscó su reelección.

Los 66 intendentes que llegaron (o continúan) en las intendencias de la mano del FpV (o aliados a esa fuerza) no sólo son mayoría en cantidad: sumando el total de residentes de esos municipios, gobiernan (o gobernarán) para más de 12,3 millones de ciudadanos (antes de las elecciones lo hacían para 15,8 millones). Los 20 jefes comunales de PRO gobernarán en municipios que suman 7,7 millones de personas (sin contar la CABA, que puede considerarse como una gobernación, el número baja a 4,8 millones).

La UCR, con sus 27 intendentes, gestionará en ciudades que suman 4,6 millones de habitantes. Así, Mauricio Macri tendrá aliados a intendentes que gobernarán municipios que suman 12,3 millones, la misma cantidad de personas que viven en los municipios encabezados por el FpV. Antes de las elecciones municipales, la UCR y el PRO gobernaban distritos que sumaban, en ambos casos, 3,6 millones de ciudadanos (7,2 millones en total).

Las intendencias del Frente Renovador suman 1,6 millones de residentes (en mayo sumaban poco más de 4 millones).

Sin la Casa Rosada y la gobernación de Buenos Aires, es sabido que el peronismo en su conjunto experimentará realineamientos internos, y quizás algunos de los intendentes que comulgaron y comulgan con el FpV comiencen olvidar condición de kirchneristas, y busquen sumarse a otras líneas del partido. Los intendentes aliados del FpV podrí- an buscar una relación cercana con los nuevos oficialismos, en especial los que pertenecen a fuerzas vecinalistas no referenciadas ni siquiera en los gobernadores.

También será interesante el camino que sigan los intendentes de la UCR y del Frente Renovador: ¿cómo funcionará a nivel local la alianza entre radicales y macristas? ¿cómo impactará en los jefes comunales del FR la interna que se avecina en el peronismo? ¿mantendrán su alianza con Sergio Massa, si este no retorna al PJ? ¿pasarán a jugar con algún mandatario provincial o se sumarán a la ola de cambio en la que predomina el amarillo?

Con la permanente dependencia que las comunas tienen de los fondos nacionales –y provinciales–, es de esperar que los cambios de alineamiento sean la regla y no la excepción.

Esta entrada fue publicada en Edición 135 y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 3 =