Dos cierres que dicen mucho

Dónde concluyen sus campañas los candidatos habla de los últimos mensajes que quieren enviar antes de las elecciones.

Los lugares que eligieron tanto Mauricio Macri como Daniel Scioli para sus cierres de campaña dan cuenta de los mensajes que quisieron enviar en el último momento antes de las elecciones de las que uno de ellos saldrá electo Presidente.

Macri cerrará su campaña en Jujuy por distintos motivos. En primer lugar, Jujuy es –junto con la provincia de Buenos Aires- el distrito donde se dio de manera más cabal la idea de cambio que su fuerza busca encarnar. Allí, el peronismo, que gobierna desde 1983, cayó por primera vez derrotado.

En segundo lugar, se trata de un guiño a la UCR por cuanto quien gobernará a partir de diciembre es el radical Gerardo Morales. Más aún, es un puente hacia los que –como Morales- se opusieron al acuerdo cerrado con el PRO en la Convención de la UCR en Gualeguaychú pero luego se ajustaron a lo convenido en la Convención.

Además, un dato insoslayable es que en Jujuy, para la categoría presidencial, se impuso Sergio Massa sobre Scioli y Macri. Los 5,4 millones de votos que recibió el líder del Frente Renovador serán decisivos en esta segunda vuelta y Jujuy fue precisamente donde mejor le fue al tigrense fuera de la PBA.

Por último, a diferencia del cierre de campaña anterior a las PASO, que fue a través de las redes sociales y con dos visitas al conurbano bonaerense, o del cierre previo a la primera vuelta en Córdoba, esta vez eligió una provincia del norte. La idea es ahuyentar los temores respecto a que su hipotética Presidencia daría prioridad a la ciudad y la provincia de Buenos Aires, que serán gobernadas por figuras del PRO, o que el clivaje centro-periferia dominará su gobierno. En tren de mostrar que se ocupará del norte, ya había lanzado el Plan Belgrano, un programa de inversión de infraestructura para crear oportunidades empresariales y laborales en el NOA y NEA.

En tanto, Scioli cerrará primero en Mar del Plata, una ciudad identificada con el sciolismo donde sin embargo, no le fue bien en la primera vuelta, y luego en La Matanza, bastión electoral del 25-O, donde además ha hecho tradicionalmente sus actos de fin de campaña el peronismo. Las dos ciudades, además, son respectivamente, las más grandes del interior provincial y del conurbano bonaerense. De este modo, además, combinará el costado más peronista con el ADN sciolista, en un último intento de dar a su campaña una imagen más propia.

Esta entrada fue publicada en Edición 133 y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 8 =