Todo lo que hay que saber sobre el primer balotaje

(Columna de Federico Landera, experto en derecho electoral de la Escuela de Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Austral)

Como el 25-O, la elección es obligatoria, la mesa de votación es la misma, se utilizará el mismo documento, serán las mismas autoridades y el procedimiento es idéntico

En pocas días más procederemos, por primera vez en nuestra Historia, a elegir un nuevo Presidente mediante el sistema de doble vuelta o balotaje previsto en la Constitución Nacional y reglado en el Código Electoral Nacional (CEN).

Es importante comprender que el sistema electoral argentino es complejo y se compone de diferentes métodos para la asignación de cargos dependiendo del órgano del Estado que se trate. En nuestro país, el balotaje sólo se encuentra previsto para cubrir el cargo de Presidente, mientras que la Cámara Alta y la Cámara Baja quedan integrados luego de la elección general y cada una por un método diferente.

Si bien las líneas generales del balotaje se encuentren en la Constitución Nacional, el CEN reproduce dichas normas y avanza en la reglamentación de algunos aspectos esenciales. Uno de estos aspectos está relacionado con la forma de contar los votos para consagrar la fórmula ganadora. En el artículo 151 dice que “en la segunda vuelta participarán solamente las dos fórmulas más votadas en la primera, resultando electa la que obtenga mayor número de votos afirmativos válidamente emitidos”.

¿Cuál es el significado práctico de esta disposición? En primer lugar, el CEN deja a un lado la expresión porcentual para pasar a números enteros (la que obtenga el mayor número de votos). Esto, aunque puede parecer simbólico, cuando se trata de una elección reñida puede tener una gran implicancia y ahorrar discusiones complejas.

En segundo lugar, se trata (al igual que en la elección general) de votos afirmativos válidamente emitidos. En este punto parece importante aclarar que el voto en blanco es una forma válida de ejercer el sufragio y de expresar que, si bien concurre a las urnas, no apoya con su voto a ninguna de las opciones presentadas. Pero esta expresión de voluntad será solo eso y carecerá de efectos jurídicos ya que, en términos prácticos, se contarán sólo los sobres que correspondan a un voto no anulado y que contengan la boleta de algunas de las dos fórmulas que compiten. El voto en blanco es un voto válido, pero no es un voto afirmativo y no será tenido en cuenta para el cómputo final.

¿Cambia algo en relación a las elecciones generales? Todos los aspectos del balotaje son iguales a los de las elecciones generales. La elección es obligatoria, todos concurriremos a la misma mesa y en el mismo sitio, se utilizará el mismo documento, serán las mismas autoridades de mesa y el procedimiento es idéntico. Por supuesto, notaremos una gran diferencia en cuanto a la cantidad de boletas ya que sólo estarán dentro del cuarto oscuro aquellas que correspondan a la categoría de Presidente del FpV y de Cambiemos.

Por otra parte, el proceso de fiscalización será sensiblemente más simple ya que sólo participarán fiscales de dichas fuerzas, y el recuento de votos será más ágil y dinámico. De acuerdo a lo comunicado por la Dirección Nacional Electoral, los resultados provisorios del escrutinio de mesa podrán comenzar a publicarse a partir de las 19:30 aunque, es oportuno aclarar, tanto la publicación oficial de los resultados preliminares como la que realicen los partidos políticos debería realizarse una vez transcurridas las tres horas del cierre de los comicios, es decir, a las 21:00 (artículo 71 del CEN).

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Última Edición