Gobernaciones e intendencias en juego

El 25-O se elegirán 11 nuevos gobernadores y jefes municipales de varias ciudades grandes del país.

Cada vez más en las últimas décadas, además de la pelea por la Presidencia, han cobrado mayor relevancia las peleas por las distintas gobernaciones e intendencias. En octubre, justamente, se votarán gobernadores en 11 provincias y jefes municipales en los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires y en muchas de las capitales provinciales del país. ¿Qué perspectivas hay en cada distrito? ¿Dónde centran sus estrategias las distintas fuerzas?

En Buenos Aires, el FpV apuesta a sumar a la boleta de Daniel Scioli al menos 140.000 votos para igualar los resultados que obtuvo para la gobernación en 2007. Para ello, intentan recuperar los votos que se perdieron a manos de Mauricio Macri en las grandes ciudades del interior y a manos de Massa en el GBA, en partidos como Moreno o Florencio Varela. En el PRO, con María Eugenia Vidal ya consolidada después de una gran elección, preparan la búsqueda de lo que llaman “votos posibles” para sumar 45% en el interior y 30% en el conurbano y apuntalar las chances de Macri. En el Frente Renovador, el objetivo es retener la mayor cantidad posible de las 16 intendencias que actualmente tiene el massismo.

Mientras tanto, Felipe Solá y Vidal apuntan sus críticas hacia Aníbal Fernández, una figura muy resistida desde distintos sectores e incluso por parte de los propios intendentes peronistas del GBA. Sin embargo, la apuesta a que haya un corte masivo de boleta tiene pocas probabilidades de éxito. Aunque puede llegar a haber un mayor porcentaje de votos en blanco para esa categoría (como es tradición), es difícil que haya un gran corrimiento de votos hacia otras opciones. Pese a haber jugado en contra de Fernández, los intendentes no van a ir en contra de la boleta del FpV, que ellos mismos y sus concejales integran, ni buscar un corte masivo de boletas imposible de instrumentar.

A nivel municipal, de acuerdo a las PASO, en el 70% de los 135 partidos bonaerenses seguirá gobernando el mismo grupo político, ya sea a través de la reelección del intendente actual como de la elección de un delfín suyo, según un relevamiento del politólogo Gustavo González. Las grandes intendencias del GBA quedarán probablemente en manos de los mismos intendentes o de sucesores nombrados por ellos, mientras que en las grandes ciudades del interior es donde puede haber más competencia.

En Jujuy, el crimen del joven Ariel Velázquez convulsionó una agenda que ya tenía a la violencia como eje central. Ante esto, en el equipo de campaña de Gerardo Morales apuestan a reforzar los conceptos de “paz y convivencia” que venían esgrimiendo durante la campaña.

Los resultados de las PASO nacionales les son esperanzadores. La suma de las listas legislativas del Frente Cambia Jujuy superó a la oficialista, el desafío es trasladar esos votos al candidato único a gobernador. Para lograrlo, la estrategia pasa ahora por mostrarse unidos frente a un mismo objetivo: el clivaje es entre el PJ -que gobierna desde 1983 la provincia- y “la mayoría que quiere un cambio”. El momento que se vive en la provincia, podría jugar su parte en ayudar a polarizar la elección.

En Santa Cruz, se da un caso similar. Eduardo Costa llega con mejores chances que en su pasado intento, en 2011. Según las encuestas que maneja el candidato opositor, se repetirá una elección similar a la de las PASO nacionales, donde la lista de diputados encabezada por Máximo Kirchner cayó por tres puntos ante el frente opositor Unión para Vivir Mejor.

La estrategia de Costa pasa por provincializar las elecciones, una tendencia en las provincias patagónicas, como analizaba María Esperanza Casullo en el estadista (“Patagonia: nacionalizar o provincializar”, edición N° 126). Haciendo mella en la falta de alternancia (el PJ gobierna desde 1983) y en las “prácticas arraigadas del peronismo”, el equipo de campaña de Costa entiende que “el clivaje es continuidad o cambio más que en cualquier lugar”.

Sin embargo, la oposición no la tendrá fácil. El FpV impuso para estas elecciones la ley de lemas, con la que esperan poder sumar a pesar de las diferencias entre el gobernador Daniel Peralta y La Cámpora, que apoyará a Alicia Kirchner. Desde la oposición presentaron un recurso judicial contra la ley de lemas, aunque el fallo podría no llegar antes de los comicios.

En La Pampa, el peronismo comienza a cicatrizar las heridas que dejó el enfrentamiento entre el sector de Carlos Verna y Rubén Marín y el kirchnerismo encabezado por el actual mandatario Oscar Jorge. El gesto más grande lo dio el gobernador, al bajarse de la disputa por la intendencia de Santa Rosa –para la que el peronismo también es favorito- y dejar en su lugar a Raúl Ortiz, avalado por Verna y Marín. Aunque las diferencias subsisten, las postergarán hasta que se hayan asegurado la provincia.

Para el opositor Frepam, la escena no es muy distinta. La alianza quedó desequilibrada. El radicalismo venció al PRO en las internas para diputados provinciales y para senadores nacionales y puso además al candidato a la gobernación, Francisco Torroba. Por eso, propios y ajenos perciben que la alianza se sostendrá únicamente durante la campaña.

En San Luis, las primeras semanas pos-PASO se centran en aplacar malestares intrapartidarios. En el peronismo puntano, molestó que Carlos Poggi, el actual gobernador, obtuviera 8% más que Alberto Rodríguez Saá para gobernador y 14% más que Adolfo para Presidente. Sin embargo, confían en que no pasará a mayores. Al mismo tiempo, en la alianza opositora, el PRO le ganó a la UCR en lugares claves y la llegada de nuevos nombres sin experiencia pateó el tablero para nombres de larga tradición en el radicalismo provincial.

De cara a las PASO, el peronismo puntano se ve confiado ante nuevas encuestas que lo muestran con números similares a los de las primarias. Por su parte, el candidato opositor, José Riccardo, santafesino de origen y con poca trayectoria en la política en una provincia donde siempre gobernó el PJ y prepara una campaña más intensiva, aunque con pocas perspectivas de vencer. El FpV, tercero, apuesta todo a retener la intendencia de la capital en manos de Enrique Ponce. En ese sentido, el jefe municipal kirchnerista postergó las elecciones hasta después de las presidenciales apostando a un eventual envión de “Scioli Presidente”. Sin embargo, delante tendrá a Gastón Hissa, ministro de Poggi e hijo de un histórico dirigente de confianza de los Saá, que viene revirtiendo el panorama.

En Catamarca, el oficialismo logró consolidar una oferta sólida en todas sus categorías y superar el 50% en todas ellas. Ahora, la primera etapa de campaña pasa ahora por reagrupar a las listas de legisladores provinciales y los precandidatos a intendente derrotados, algo de lo que se encargan personalmente los vencedores. Aunque como señala un intendente oficialista, “ganando es más fácil”. Luego, apuestan a mejorar en 3 o 4 puntos para contribuir a que mejore Scioli. En las PASO, el candidato presidencial del FpV sacó menos votos que Lucía Corpacci. En el Frente Cívico y Social opositor, en tanto, también se abocan al reordenamiento del frente interno y a futuro, confían en que un crecimiento de Macri a nivel nacional pueda llevar un mayor caudal de votos del candidato de Massa, Marcelo Rivera, hacia el radical Eduardo Brizuela del Moral.

En San Juan, el peronismo celebró “haber pasado la prueba de fuego” que significaba por primera vez desde 2003 llevar un candidato que no fuera José Luis Gioja. Sergio Uñac, actual vicegobernador, se alzó con más del 60% como lo venía haciendo Gioja y espera aumentar su caudal aún más. Desde la oposición, la estrategia pasa por lograr un acuerdo amplio como se dio en otras provincias con un oficialismo fuerte y en la misma San Juan en 2013, con éxito. El Frente Compromiso con San Juan –que lleva al peronista Roberto Basualdo- fue en las primarias con las boletas de Sergio Massa, José Manuel de la Sota y Adolfo Rodríguez Saá pero negocia para llevar en octubre también la de Mauricio Macri. Sin embargo, para que el acuerdo se cumpla, en el peronismo piden que los candidatos a nivel municipal del PRO también lleven a Massa, algo que en el macrismo rechazan por el momento.

En Chubut, cualquier predicción es peligrosa. Las PASO dejaron una elección fuertemente polarizada entre el gobernador Martín Buzzi y el ex mandatario Mario Das Neves. En el medio, los votos en disputa son los de Miguel ‘Coné’ Díaz, que compartió primaria con el candidato del FpV pero tiene un discurso marcadamente anti-Buzzi. Además, ambos deberán hacerse fuertes –y apuntalar a sus candidatos municipales- en los bastiones del otro: Das Neves en Comodoro Rivadavia; Buzzi en Trelew, Rawson, Esquel y Puerto Madryn, donde el ex gobernador cayó ante el actual mandatario.

En Formosa, Entre Ríos y Misiones la situación es similar. Un armador nacional del PRO y conocedor de esos pagos describe: “En el norte nos es más difícil entrar que en cualquier otro lugar. El peronismo es muy fuerte y los oficialismos están muy arraigados”. Frente a esto, la estrategia fue la misma: armar a toda la oposición detrás de un mismo frente. En Entre Ríos y Formosa se logró, en Misiones todavía intentan alcanzar algún tipo de acuerdo con el radicalismo, pese a que ya lanzaron al diputado nacional Alex Ziegler.

Córdoba, foco de disputa

Desdoblada de las elecciones provinciales, el 13 de septiembre otra de las grandes ciudades del país que elegirá nuevo intendente será la capital cordobesa. Varias figuras de peso intentarán alzarse con el premio: el actual intendente radical Ramón Mestre, Tomás Méndez (Movimiento ADN Córdoba), el delasotista Esteban Dómina y Luis Juez, tras haber dejado su lugar como candidato a senador.

Los ejes de campaña son claros y quedaron a la vista en el primer debate municipal. Mestre juega con la lógica del primero: evade las discusiones y se centra en destacar su gestión. Por su parte, Méndez y Juez pelean por ser como el precandidato opositor mejor posicionado. El primero apunta sus dardos al edil radical, mientras que el hombre del Frente Cívico recuerda su propia gestión al frente de la ciudad y se victimiza frente al resto de los candidatos por su falta de recursos para publicidad.

Esta entrada fue publicada en Edición 128 y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Gobernaciones e intendencias en juego

  1. gracias por tu información. esta información muy útil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =