El hombre correcto en el momento exacto

Los votos de De la Sota son codiciados por todos Massa, Macri y Scioli. ¿Quiénes son esos votantes y hacia dónde son más proclives a inclinarse en octubre?

Tras haber logrado 1,4 millones de votos en las PASO (6,4%), el gobernador cordobés José Manuel de la Sota se instaló de lleno en el centro del escenario político. Sus votos son codiciados tanto por Daniel Scioli para ganar en primera vuelta evitando el balotaje y como por Mauricio Macri para forzar una segunda vuelta, en la que tendría más chances de imponerse.

Por su parte, Sergio Massa intentará retenerlos dentro de UNA, la coalición que formó junto al cordobés. La polarización jugará en su contra, pero tendrá a favor que llevará como candidatos a senadores y diputados a dirigentes cercanos a De la Sota, por lo que el peronismo cordobés jugará para su boleta. En ambos casos, se trata de hombres y mujeres del riñón delasotista: su jefe de campaña y presidente del PJ local, Carlos Caserio, y la vicegobernadora Alicia Pregno aspiran a ingresar al Senado mientras que Juan Carlos Massei, operador de campaña de Juan Schiaretti, Adriana Nazario, pareja de De la Sota, y Juan Brugge, director del Banco de Córdoba y titular del Partido Demócrata Cristiano que sustentó la candidatura del cordobés, buscan entrar a la Cámara Baja.

Recursos para negociar no le faltan, pero De la Sota prefiere esperar a un eventual balotaje (donde tendrá aún más poder de fuego) o hasta después de diciembre, cuando tendrá entre tres y cuatro diputados y dos senadores que respondan a él como armas de negociación.

Por otro lado, en el PJ local ven como objetivo redimir la pérdida de terreno que significó no haber tenido representación en el Congreso en los últimos seis años, en los que le cedió el armado de listas al kirchnerismo. Por eso, despejadas las dudas: el peronismo provincial jugará de lleno con Massa en octubre.

Sin embargo, advierte Ernesto Calvo, «estamos viendo que los votantes son cada vez más sofisticados y que los políticos no tienen –como en otros países- control sobre sus votantes». Las experiencias subnacionales de este año (Santa Fe y CABA como máximos exponentes) mostraron que en algunos casos, los votantes no pudieron ser forzados a polarizarse prematuramente y menos aún, mientras su candidato siguiera en carrera. Por eso, remarca Calvo: «No está habiendo una correlación entre los corrimientos del electorado entre primarias y generales y los comportamientos de las élites». ¿Quiénes son, entonces, esos votantes?

Dime quién eres y te diré a quién votarás

De los 1,4 millones de votos que obtuvo De la Sota en las PASO, el 45% provinieron de Córdoba. Ganó en todos los departamentos, con excepción de la capital provincial, General San Martín y General Roca -donde cayó frente a Cambiemos en su conjunto y contra Macri en particular- y Río Primero, donde UNA quedó detrás de Cambiemos pero De la Sota fue el precandidato más votado.

Imagen: Andy Tow. Para más detalle: paso2015.andytow.com

Donde mejores resultados obtuvo De la Sota fue en el interior provincial, donde la población está más vinculada a actividades agropecuarias, duramente enfrentadas al kirchnerismo en los últimos años. «Cuanto más se aleja uno de la capital, mejor resultado obtiene De la Sota. La capital es hoy por hoy el bastión que tiene Macri en la provincia y es muy poco lo que de ahí que se podría trasladar de De la Sota a Macri. En el interior, en cambio, hay un voto más de centro que votó a De la Sota y ahora puede llegar a votar a Macri», evalúa el consultor Gustavo Córdoba.

En contraste, para Scioli la provincia es inaccesible. Junto a San Luis, Mendoza y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, fue uno de los cuatro distritos donde no ganó. Y no solo eso, sacó menos votos que Eduardo Accastello, el candidato del FpV a la gobernación, que quedó en tercer lugar (279.711 votos versus 319.942).

«Hay un conglomerado de factores pero indudablemente la pelea central es la postura de Córdoba frente a Nación por la disputa de la caja de jubilaciones, la renta del campo y la discriminación en el giro de fondos», explica el titular de Gustavo Córdoba & A. Según una encuesta que está elaborando su consultora, la imagen negativa de Scioli no solo no bajó sino que aumentó después de las PASO.

Por ende, el panorama es sombrío para el ex motonauta. «Hay un voto antikirchnerista muy profundo y Macri no es la opción ideal pero puede ser la menos mala de las dos», sintetiza Gustavo Córdoba.

Massa: votos bonaerenses y pro-Scioli

En términos geográficos, los votos de Massa a nivel nacional se concentran principalmente en la provincia de Buenos Aires. Muy por encima del 37-38% que le suele aportar el distrito a los Presidentes electos, de los 3,12 millones de votos que recibió el líder del Frente Renovador, el 48% (1,4 millones) se explicó por lo que cosechó en la PBA, lo que demuestra la falta de éxito que tuvo para trascender el suelo que dio origen a su fuerza. Esta sobrerrepresentación (la PBA es el 38% del padrón, 10 puntos menos que lo que le sumó al tigrense), se repite -aunque en menor medida- en las provincias del norte, principalmente Tucumán, Jujuy y Salta. Tema aparte, esto explica por qué los radicales de esas provincias eran los que proponían en la Convención de Gualeguaychú un acuerdo nacional que incluyera al líder del Frente Renovador.

Al interior de la provincia de Buenos Aires, los votos de Massa se distribuyeron en un 40% en la Primera Sección Electoral, claramente sobrerrepresentada, un 33% en la Tercera -en línea con su participación en el padrón- y un 27% restante en el interior provincial, subrrepresentado.

Sin embargo, dentro de la sección, donde más votos saca Massa es en los municipios más pobres, como Merlo, Moreno, José C. Paz o, en menor medida, partidos con heterogeneidad de ingresos como Malvinas Argentinas, Tigre y San Martín.

Imagen: Andy Tow. Para más detalle: http://www.andytow.com/blog/2009/07/22/mapa-de-la-riqueza-conurbana/

De este modo, por el perfil sociológico de sus votantes, cabe inferir que los votos que no pueda retener Massa en la provincia de Buenos Aires, son a priori más proclives ser conquistados por Scioli, mientras que los de De la Sota, focalizados en las zonas agropecuarias de Córdoba, tienen más en común con Macri que con el candidato del FpV.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
1 Comentario
Antiguos
Nuevos Más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Polarizar, el verbo clave para Scioli | Facundo Matos
5 años atrás

[…] que puede hacer es lograr la polarización prematura que pronosticaban muchos. Según señalaba acá los votos de Massa son pro-Scioli, por lo cual la mayor parte de lo que perdería Massa por la […]

Última Edición