Con menos chances

(Columna de Noelia Barral Grigera)

Carrió, Massa, Sanz, De la Sota, Stolbizer y Rodríguez Saá no aparecen con grandes chances en las encuestas. Sin embargo, allí siguen. ¿Cuáles son sus objetivos?

¿Ves por qué no nos teníamos que bajar? ¿Ves?”. La pregunta, retórica y a los gritos, se repetía el domingo en el bunker de Martín Lousteau. El candidato de ECO acababa de perder el balotaje por apenas tres puntos, y aunque no será el próximo jefe del Gobierno porteño, ese margen tan estrecho lo convirtió paradójicamente en el ganador político de la jornada. Una performance que se transformó inmediatamente en faro guía para el camino del pelotón de presidenciables que corre sin grandes chances hacia las primarias de agosto.

Elisa Carrió, Sergio Massa, Ernesto Sanz, José Manuel De la Sota, Margarita Stolbizer y Adolfo Rodríguez Saá no aparecen con grandes chances en las encuestas y se ilusionan con un error de las consultoras de opinión pública que los ubique junto a Lousteau entre las sorpresas políticas del año. “Que nos den bien abajo”, ironizaba después del balotaje porteño un radical sobre las encuestas de cara a las primarias.

CARRIO VERSUS EL KIRCHNERISMO

Pero ganador habrá solo uno, y todos ellos saben que lo más probable es que estén invirtiendo tiempo, dinero y salud para terminar perdiendo las elecciones.

“Hay dos campañas. La que hacés para ganar y la que hacés sabiendo que vas a perder”, describe un integrante del equipo de Carrió con veinte campañas en su haber, tres de ellas presidenciales. Entre las gestas “perdedoras”, aclara, hay igual una meta. “En 2007 nuestro objetivo era entrar al balotaje para ser la segunda fuerza, y aunque no llegamos, sí pudimos desplazar a Lavagna y posicionar a Lilita como líder de la oposición, que es lo que fue en los años siguientes”, ejemplifica.

Esta vez, la meta es otra y la fundadora de la Coalición Cívica simplemente busca que no gane el kirchnerismo. De allí nace su impulso a un acuerdo con el PRO que, en paralelo, dinamitó la construcción de UNEN.

MASSA QUIERE LIDERAR LA OPOSICION

El posicionamiento como referencia opositora que en 2007 buscaba Carrió es hoy una de las metas de Massa. En la evaluación que hace el tigrense, él tiene algo que Daniel Scioli ni Mauricio Macri (favoritos en las encuestas) tendrán después de las elecciones: un lugar institucional desde el que posicionarse si pierden en las urnas. El, en cambio todavía tiene mandato de diputado por dos años y apuesta a construir desde allí un liderazgo opositor a cualquiera de los dos eventuales gobiernos.

EL RADICALISMO, POR LA FORTALEZA PERDIDA

En la lectura de la UCR, en cambio, pesa más el lugar del partido. “De mínima, sumamos siete legisladores, sumaremos más intendentes bonaerenses a nuestros actuales 17, incorporamos un gobernador al que ya teníamos, ganamos presencia territorial, concejales, legisladores provinciales y estamos en la opción que polarizará con el kirchnerismo”, definen cerca de Ernesto Sanz, siempre enfocados en defender la alianza electoral con Macri. Pero además, el mendocino tiene esperanzas de imponerse en la interna de Cambiemos, en la que no sólo competirá con el jefe del Gobierno porteño sino también con Carrió. “Si todo el radicalismo juega con nosotros, le podemos ganar a Macri. Hay posibilidades”, se entusiasman en su equipo, desde el que aseguran que Sanz no diseñó la alianza con el PRO “para ser ministro de Macri” sino para que la UCR “gane fortaleza”.

STOLBIZER, LA OPCION IDEOLOGICA

Los motivos de Stolbizer tienen menos que ver con el poder territorial y más con su posicionamiento dentro del espectro ideológico. “Yo expreso un pensamiento de muchas personas en la Argentina que no tendría representación si yo no estuviera. Es mucha la gente que dice ‘no tengo a quién votar’. Bueno, de hecho (Beatriz) Sarlo fue una de las que dijo ‘yo votaba en blanco si no aparecía Margarita’ porque hoy no hay un espacio de representación del pensamiento progresista. Yo no estoy en esto como un desafío personal sino para expresar una línea de pensamiento”, dijo en los últimos días, mientras arreciaban las presiones de Carrió y de Sanz para que baje su candidatura.

SAA Y DE LA SOTA CUIDAN LA QUINTITA

Diferentes son los casos de Rodríguez Saá y de De la Sota, cuyos objetivos de mínima no tienen alcance nacional sino provincial. Figurando ellos en las boletas de octubre apuntan a que San Luis y Córdoba, respectivamente, los apoyen masivamente impidiendo el ingreso de otras fuerzas políticas a territorios que consideran propios. Su juego es a largo plazo y busca que ni el Frente para la Victoria, ni la UCR, ni el PRO, ni el socialismo puedan hacer pie y fortalecerse para luego disputarles el poder en sus provincias. Con esa estrategia, por caso, Rodríguez Saá logró que San Luis fuese la única provincia adonde Cristina Fernández de Kirchner no ganó en las elecciones de 2011. Sin embargo, con Massa intentando recuperarse de los últimos golpes políticos que recibió en la previa del cierre de listas, De la Sota está haciendo por estos días una lectura similar a la de Sanz y en su entorno se ilusionan con imponerse en las primarias. Con su provincia resguardada de cualquier viento de cambio que venga de afuera (su jefe de campaña, por caso, es el flamante gobernador electo, Juan Schiaretti), el cordobés se siente confiado para intentar quedarse con la interna de UNA y cimentar así un perfil nacional que hasta ahora le viene siendo esquivo. Así se explica la rudeza con que trata últimamente a su socio electoral.

SCIOLI, MACRI Y EL RESTO

En aproximadamente tres meses habrá un nuevo presidente electo y, dicen las –últimamente poco confiables– encuestas que los festejos serán en el Frente para la Victoria o en el PRO. Pero, aunque así sea, en los búnkeres de los candidatos presidenciales perdedores podrían detectarse alguna que otra sonrisa. Posicionamiento, liderazgo, intendencias, gobernaciones, bancas, territorio. Los objetivos de mínima, después de todo, también cuentan a la hora de la construcción política y son logros modestos si se los compara.

Esta entrada fue publicada en Edición 126 y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =