Michetti, la elección natural de Macri

Finalmente, Mauricio Macri despejó las dudas: su compañera de fórmula será Gabriela Michetti. Era la elección natural del jefe de Gobierno y la más coherente, desde varios aspectos.

El líder del PRO había optado por ella desde un primer momento, pero la senadora había rechazado el lugar para competir por la precandidatura a jefa de Gobierno. Ahora, tras haber sido derrotada por Horacio Rodríguez Larreta, el líder del PRO le volvió a ofrecer el cargo y ella aceptó.

Descartada tempranamente la posibilidad de sumar en la boleta a un radical -Ernesto Sanz- o un peronista -Carlos Reutemann-, tal como sugería el armador macrista Emilio Monzó, la única opción era elegir a alguien del riñón del macrismo porteño. Entre los preseleccionados para acompañar a Macri estaban el ministro de Gobierno, Marcos Peña, el presidente del Banco Ciudad, Rogelio Frigerio, y el ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich. Sin embargo, finalmente el jefe de Gobierno optó por su ex vicejefa.

En primer lugar, la fórmula cierra filas al interior del PRO. De cara a las elecciones generales porteñas sirve para contener a los votantes de Michetti tras la interna desatada en las PASO. Si había quienes se inclinaban por cambiar de partido, el lugar que ocupará la senadora es un mensaje de contención.

En segundo lugar, la designación puede aportar a nivel nacional. Marcos Peña representa el núcleo puro del PRO, mientras que Michetti pertenece al sector más aperturista y es cercana a Elisa Carrió y Ernesto Sanz. Por eso, la figura de la senadora puede ayudar a contener post PASO a los derrotados del frente Cambiemos y evitar una fuga de votos. Su elevada imagen positiva también puede contribuir para salir a buscar adhesiones por fuera de la coalición

Por otro lado, frente al volumen político y el impacto mediático que tuvo la elección de Carlos Zannini como vice de Daniel Scioli en el FpV, en el PRO no podían quedarse atrás. Después de Mauricio Macri, Gabriela Michetti es la dirigente con mayor vuelo y reconocimiento dentro del macrismo.

Además, cuenta con una probada efectividad en elecciones: triunfó en 2007 acompañando como vicejefa de Macri, encabezó la lista a diputados nacionales más votada en la CABA en 2009, y también la lista a senadores, en 2013. Su imagen, coinciden todos los encuestadores, es muy positiva.

Por último, de cara a un eventual gobierno, la elección también es lógica. En lo institucional, la Constitución le reserva varias funciones trascendentes al vicepresidente. Habiendo sido legisladora, vicejefa, diputada y senadora, el nivel de preparación para ocupar el primer lugar en la línea de sucesión es mayor que el que pudieran tener Peña o Bullrich, de menor trayectoria política.

De esta manera, el PRO consolida una fórmula «amarilla pura» sin alianzas extrapartidarias, y exclusivamente porteña.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Última Edición