Massa y De la Sota por el peronismo disidente

El gobernador cordobés y el tigrense participarán de un mismo espacio en las primarias. El objetivo es disputarle el electorado peronista a Daniel Scioli.

El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el gobernador cordobés, José Manuel de la Sota, presentaron el frente Unidos por una Nueva Argentina (UNA), del que participarán ambos en las primarias abiertas del 9 de agosto. En la ceremonia de lanzamiento en el hotel Hilton se mostraron cordiales el uno con el otro y desplegaron una trabajada imagen de presentación, lo que valió que Adolfo Rodríguez Saá (otro que podría formar parte del espacio) usara la expresión “peronismo coqueto”.

BUENOS AIRES

A Sergio Massa, la inacción lo conducía a la extinción. Con bajos guarismos en las encuestas y sin éxito en las provincias que ya votaron, necesitaba de noticias que revitalizaran su candidatura. En ese sentido va el acuerdo que acaba de sellar con De la Sota.

Descartada por Macri la posibilidad de integrar una primaria amplia junto al resto de la oposición, el agrupamiento del peronismo disidente era el único camino disponible para el tigrense. La competencia interna que supone unas PASO con más de un candidato le soluciona un déficit que Massa tenía frente al atractivo de las primarias entre Ernesto Sanz, Mauricio Macri y Elisa Carrió por un lado, y Daniel Scioli y Florencio Randazzo, por el otro.

Con el acto que dará en el estadio de Vélez Sarsfield esta semana y un triunfo del delasotista Juan Schiaretti en Córdoba el 5 de julio –mismo día que las elecciones generales de C.A.B.A.-, podría volver a instalar con fuerza su candidatura.

Pero además, con el armado de un frente peronista no oficialista espera poder recibir algunos votos justicialistas de aquellos desencantados con la “kirchnerización” de Scioli y el perfil camporista que casi seguro le dará Cristina Fernández a las listas legislativas y hasta posiblemente, al compañero de fórmula de Scioli. Como contrapartida, corre el riesgo de que congeniar un espacio puramente peronista le reste votos en los sectores antiperonistas, aunque el clivaje pase hoy más por la defensa o no del Gobierno Nacional que por la adhesión o no al justicialismo.

CÓRDOBA

En tanto, para el cordobés es su tercer intento nacional. El primero había sido cuando acompañó al peronista renovador Antonio Cafiero como candidato a vicepresidente en la interna que perdió con la fórmula Menem-Duhalde, a fines de los ochenta.

El segundo vino cuando Eduardo Duhalde le propuso ser su candidato en las presidenciales de 2003. Fueron un par de meses en los que el ahora nuevamente gobernador recorrió el país junto a algunos dirigentes del peronismo que se encolumnaron tras su candidatura, como Aníbal Fernández, Jorge Capitanich y José María Díaz Bancalari. Pero las encuestas rápidamente mostraron que no pudo trasladar a la opinión pública el entusiasmo que había despertado en algún sector del PJ que lo había acompañado y abandonó a los pocos meses, posibilitando que la candidatura “oficial” recayese en un mucho menos conocido Néstor Kirchner.

Ahora, va por su tercer intento, una vez más de la mano del peronismo, como candidato a Presidente en el armado junto al massismo y –posiblemente- los Rodríguez Saá. Su desafío principal será proyectar su candidatura a nivel nacional, algo que siempre le ha costado al cordobés, muy fuerte en su terruño –una de las pocas provincias donde Cristina Fernández no ganó en 2007- pero con pocas adhesiones fuera de la provincia.

De todos modos, esa sólida posición en Córdoba es uno de los fuertes que tiene el espacio. De la Sota cosecha buenos números en su provincia, el segundo distrito electoral del país, mientras que Massa es fuerte en la provincia de Buenos Aires, el más grande. Entre ambas provincias, concentran el 45 por ciento del padrón nacional.

Más allá de los votos que pueda o no traccionar De la Sota al espacio, con su acuerdo con el otrora embajador en Brasil, senador nacional y gobernador de Córdoba en tres ocasiones, Massa se anota un nuevo punto en su afán de mostrarse rodeado de dirigentes de trayectoria, experiencia y capacidad en lo ejecutivo.

 

Esta entrada fue publicada en Edición online y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Massa y De la Sota por el peronismo disidente

  1. Pingback: ¿Volvió Sergio Massa? | El Estadista

  2. Pingback: ¿Cómo quedaron conformadas las alianzas electorales? | El Estadista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 14 =