Germano: “Por ahora, Macri le está ganando la pelea a Massa”

Entrevista a Juan Germano, director de Isonomía consultores.

En 2014, desde Isonomía hablaban de una situación de triple empate arriba. ¿Cambió algo en el verano?

Sí, cambió, pero hay que ver la película entera. Y lo que vemos es que ese triple empate de 2014 empezó a cambiar en el electorado clave: los 50 puntos que se disputan Mauricio Macri y Sergio Massa. Ambos estaban en 25 puntos, aproximadamente, y ahora Macri está más cerca de los 30 y Massa, de los 20. Esto no elimina a Massa de la pelea política. Puede haber una tendencia hacia la polarización, pero Massa sigue manteniendo entre 20-22 puntos de intención de voto. No es nada despreciable: sigue teniendo un caudal de votos importante en la PBA y candidatos a gobernador que le generan un arrastre interesante. No hay que apurarse con los diagnósticos. Pero es cierto que hubo una pequeña traslación de Massa a Macri de esos 50 puntos que se pelean entre los dos.

¿Qué es lo que explica este comportamiento?

Hay que analizar varios aspectos. Por un lado, está la credibilidad sobre quién va a ganar. En 2014 Macri siempre aparecía detrás de Daniel Scioli y Massa ante la pregunta sobre ¿Quién cree que va a ganar? Hoy Macri y Scioli disputan el liderazgo. Eso genera un cambio en el votante que busca un cambio. A favor de Macri también está el calendario electoral, pues habrá elecciones en Salta, Santa Fe, Capital y Neuquén y Macri estará en muchas de las fotos ganadoras. Eso también ayuda a generar un clima de victoria para el lado del PRO. Pero, insisto, aún no sabemos si Macri es un mejor candidato, desde el punto de vista estructural, que Massa. Por ejemplo, Macri tiene niveles de rechazo más altos que Massa y eso puede llegar a pesar. Por ahora, sacó una delantera, pero no sabemos si es definitiva. Se encuentra, además, en una posición comunicacional más cómoda que en el massismo: al haber estado siempre en contra del Gobierno, no tiene que explicar su posición. A Massa, en tanto, le cuesta un poco más ese esfuerzo comunicacional.

En 2014 hablaban de que había “decisión” de voto, pero no convicción. ¿Eso se mantiene?

Eso se mantiene, y eso es lo que hace que no sepamos si los cambios son coyunturales o estructurales. Si bien la ciudadanía se decide, y los niveles de NS/NC son bajos, el 59% dice que no tiene decidido aún su candidato y sólo el 22% dice que lo tiene decidido. No hay una definición estructural. Además, parte del electorado dice que podría votar casi indistintamente por uno u otro candidato, algo a lo que contribuye el hecho de que el sistema de partidos no sea sólido.

¿Qué potencialidad tiene la candidatura de Margarita Stolbizer?

Difícilmente sea la próxima Presidenta, pero tiene una gran ventaja: un espacio sin competencia. Y eso le permitirá sacar más votos de los que hoy tiene. Se trata de una candidatura nueva y la gente recién se está adaptando. Si bien llega tarde y está todo discutido en base a dos o tres candidatos, puede hacer un papel más que digno. Existe un espacio de centroizquierda progresista en Argentina, y quizás pueda sacar más votos de lo que hoy indican las encuestas.

Vemos a un Scioli más K y se habla de la posibilidad de que Cristina, o incluso Máximo, sean candidatos a algún cargo. ¿Eso le conviene al FpV o lo enajena?

Al kirchnerismo le viene bien la indefinición y esperar al último momento, y este es un ejemplo más. Le ha servido esta estrategia, y más en particular en esta época cuando CFK no tiene reelección posible.

Esta entrada fue publicada en Edición 119 y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − trece =