La Cámara Alta después de 2015

(Columna de Alejandro Radonjic)

Luego de las elecciones, el peronismo seguirá siendo el principal partido del Senado. La UCR será el que más bancas pondrá en juego.

En octubre, se elegirán tres nuevos senadores nacionales en representación de Catamarca, Córdoba, Corrientes, Chubut, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán. Por Catamarca, expiran los mandatos de Oscar Castillo y Blanca Monllau (ambos del Frente Cívico y Social catamarqueño) y el de Inés Blas (FpV). Por Chubut, los de Mario Cimadevilla (UCR), Graciela Di Perna (del monobloque Trabajo y Dignidad) y Marcelo Guinle (FpV). Por Córdoba, los de Marta Borello (UCR), Luis Juez y Norma Morandini (ambos del Frente Cívico cordobés). Por Corrientes, los de Josefina Meabe (del monobloque Partido Liberal de Corrientes), José María Roldán (del monobloque Frente de Todos) y Nito Artaza (UCR). Por La Pampa, los de Luis Verna y María Higonet (PJ) y el de Juan Carlos Marino (UCR). Por Mendoza, los de Rolando Bermejo (FpV), y los de Laura Montero y Ernesto Sanz (ambos de la UCR). Por Santa Fe, los de Rubén Giustiniani (Partido Socialista), Latorre Roxana y Carlos Reutemann (ambos entraron por Santa Fe Federal, aunque Latorre es aliada K y conforma un monobloque, al igual que Reutemann). Por Tucumán, los de Sergio Mansilla y Beatriz Rojkés (ambos del FpV) y el de Silvia Elías de Pérez (UCR).

CONTEO POR PARTIDO

En suma, el FpV pone en juego sólo cuatro escaños propios sobre un total de 32 (Blas, Bermejo, Mansilla y Rojkés), cuatro aliados tradicionales sobre un total de ocho (Guinle, Meabe, Roldán e Higonet), lista que se extiende a cinco si se suma a Artaza, quien acompaña ocasionalmente al FpV. La UCR pone en disputa siete (Cimadevilla, Borello, Artaza, Marino, Montero, Sanz y Pérez) propias, su aliado el Frente Cívico y Social catamarqueño pone en juego dos (Castillo y Monllau), el Frente Cívico cordobés dos (Morandini y Juez), el socialismo la de Rubén Giustiniani y tres del peronismo disidente (Reutemann, Di Perna y Verna). Si se computan a los de FAUnen como un bloque, ponen en juego mucho: 12 de las 24 en disputa.

En líneas generales, hay mucha indefinición sobre quiénes se postularán. En muchos casos, se esperará a que pasen las elecciones locales, las internas o el escenario nacional se decante un poco más. A continuación, un panorama de lo que puede ocurrir en las ocho provincias que eligen sus representantes para la Cámara Alta.

En Catamarca, se podría mantener el actual esquema: dos bancas para el Frente Cívico y Social local y una para el FpV. En el frente apuestan a la tracción que gene Eduardo Brizuela del Moral, quien buscará retornar a la gobernación.

En Chubut, el PJ disidente, capitaneado por Mario Das Neves, podría quedarse con las dos bancas y la UCR disputará la restante con el FpV, que podría perder una banca. Cimadevilla anunció su pretensión de pelear por la gobernación.

En Córdoba, el juecismo pondrá en juego sus dos bancas y todo indica que a lo sumo podrá mantener una. El radicalismo, en tanto, podría conservar su banca. Todo dependerá de qué pase con la alianza, muy probable, entre el radicalismo, el juecismo y el PRO, y cómo sea el reparto entre los socios. El delasotismo también podría obtener una banca, o dos (hoy no tiene ninguna), en la Cámara Alta.

En Corrientes, el oficialismo, liderado por Ricardo Colombi, podría quedarse con las dos bancas de la mayoría. Si bien aún no trascendieron nombres, es posible que una banca sea para alguien de extrema confianza y otra para un partido aliado. El FpV podría retener la banca por la minoría.

En La Pampa, todo apunta a que continuará el predominio peronista, aunque resta saber cómo jugará el justicialismo pampeano. La UCR podría retener su banca mientras que el PRO también está a la expectativa.

En Mendoza, todo indica que la delegación cambiará por completo: Montero integrará la fórmula para la gobernación que encabeza Alfredo Cornejo y Sanz peleará en las PASO por un lugar en octubre, mientras que Bermejo no sería el elegido de un PJ que se sabe perdedor. De todos modos, es muy probable que se mantenga el esquema de 2 para la UCR y 1 para el PJ. Una sorpresa, como en Santa Fe, podría ser el PRO.

En Santa Fe, es probable que el PJ pierda los dos escaños a manos del oficialismo local. En 2009 ganó las dos por el empuje de Carlos Reutemann que este año, todo indica, no jugará. La gran duda es si el PJ podrá salir segundo o quedará tercero, como indican las encuestas, detrás del oficialismo y de Unión PRO, y quede, así, sin bancas en la Cámara Alta. Rubén Giustiniani ya anticipó que no buscará su relección.

En Tucumán es probable que siga el 21 entre el FpV y la UCR, respectivamente. De todos modos, se espera una elección reñida, toda vez que José Alperovich no puede competir por un nuevo mandato y la oposición podría encolumnarse toda, o buen parte, detrás del diputado nacional de la UCR José Cano.

También habrá otros movimientos pues muchos senadores con mandato migrarían, o lo intentarán, hacia otros cargos, como el chaqueño Eduardo Aguilar, que aspira a gobernar su provincia y otros, que fueron electos en 2011 o 2013 como suplentes, podrían desembarcar en el Congreso ante la “renuncia” de algún actual senador. Uno de ellos podría ser Sergio Urribarri, a quien se le vence el mandato como gobernador en Entre Ríos, y fue electo suplente en 2013.

Todo indica que el peronismo seguirá muy cerca del número codiciado (37) y continuará siendo, por lejos, el principal partido de la Cámara Alta. En octubre se verá si será un actor de veto opositor o un bastión del próximo Presidente en el Congreso.

Esta entrada fue publicada en Edición 115 y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a La Cámara Alta después de 2015

  1. Guillermo Bianchi dijo:

    Artaza con el FPV , es una infamia , de baja calaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − nueve =