El fin de ciclo se acerca: es en 2019

El lunes 28 de octubre, por una vez, Página/12 informó mejor que Clarín y La Nación. La aristocracia porteña no aprende a leer el país.

Los grandes medios amanecieron la semana regocijados. “El país votó por un cambio” y “otro fuerte voto castigo al Gobierno”, titularon. “Massa arrasó y se abre una nueva etapa política”, se refocilaron. Todo mezclado, mucho equivocado. Primero, “el país” no votó. Hubo veinticuatro elecciones provinciales, no una nacional. Que Mauricio Macri o Sergio Massa quieran ocultarlo es inteligente, pero que analistas veteranos se coman el amague lo es menos.

Segundo, no se votó por mucho cambio. En diecisiete de los veinticuatro distritos ganó la lista del gobernador. La mayoría de las elecciones revalidó al oficialismo local. No hubo voto castigo para los gobernadores kirchneristas de Entre Ríos, Chaco o Santiago ni para los opositores de Corrientes, Neuquén o San Luis. Los resultados ratificaron más gobiernos de los que castigaron.

Tercero, si hubo electores que votaron por el cambio, no está claro hacia dónde quieren cambiar. En las siete provincias en que perdió el oficialismo local, los triunfadores fueron el Frente para la Victoria (Tierra del Fuego), el peronismo disidente (Buenos Aires y Chubut) y el radicalismo (Mendoza, Santa Cruz, Catamarca y Jujuy). El cambio es politeísta y sus adoradores son idólatras.

Cuarto, la “nueva etapa política que se abre”… es parecida a la anterior. El Frente para la Victoria triunfó en doce provincias (incluyendo a Salta en la categoría senadores) y salió segundo en ocho. El radicalismo con sus aliados socialistas y lilitos ganó siete, su promedio desde 1983. Los peronistas con remordimientos ganaron cuatro, y el Movimiento Popular Neuquino prevaleció en la que gobierna… también desde 1983. Más importante: el Gobierno Nacional mantuvo el quórum propio en ambas cámaras del Congreso. Si el voto castigó a alguien, las instituciones no se enteraron. El FpV arrasó en senadores, acopiando catorce sobre dieciséis posibles: sólo perdió uno en Neuquén y dos en Capital, pero compensó la derrota de Filmus con una tercera banca amañada en Santiago del Estero. El gran fracaso en esta categoría fue del radicalismo, que sumó cuatro derrotas sobre cinco bancas expectables. Más allá de sus victorias en provincias importantes como Mendoza o simbólicas como Santa Cruz, la ineptitud de la UCR en la elección de senadores tornó impracticable la unificación de una alternativa nacional.

El Gobierno enfrentará oposiciones bilaterales, lo que le facilitará el final del mandato. Contra la vulgata predominante, el resultado bonaerense no es lo más relevante. Quien sólo cuenta votos en lugar de bancas comete una negligencia populista, avasalla al federalismo electoral y legitima a las masas por sobre las instituciones. Es un error trillado llamar populista al gobierno de los Kirchner, pero el Frente para la Victoria venera la organización y la ideología: es la antítesis del populismo.

Al contrario, muchos críticos republicanos endiosan a “la gente” y desdeñan a los partidos, en una operación que los italianos llaman qualunquismo. Oír a Macri candidateando a “mi primo” en una frase y criticando el nepotismo en la siguiente inspira ternura. La familia es lo primero, pero administrar el poder requiere partidos. Néstor y Cristina lo entendieron, Mauricio menos. ¿Y Sergio? La respuesta es afirmativa, y por eso su futuro político está anclado en el peronismo. Que, si lo lleva al poder en 2015 junto con Lavagna, Peirano y Redrado, no habrá concretado la alternancia sino la sucesión –aunque Jorge Lanata no entienda la diferencia–.

Con alta probabilidad, las próximas elecciones presidenciales serán ganadas por un candidato peronista que completará un ciclo de dieciséis años. Si es un gobernador o un ex ministro resulta indiferente: lo central es que coronará un período marcado por la reconstrucción política y el crecimiento económico.

En 2019 la oposición no peronista enfrentará, por fin, la oportunidad de la alternancia, y para eso necesitará plataformas territoriales. Si el panradicalismo quiere jugar con los adultos, en 2015 debe ganar las gobernaciones de Córdoba y Mendoza. Para lograrlo, Binner podría cumplir (con más coherencia y dignidad) la función que le cupo a Lavagna en 2007: fungir como candidato presidencial potable que proteja electoramente al radicalismo mientras éste se reconstruye en el territorio. Porque los diarios porteños, los primos y las cámaras de vigilancia no consiguen substituir a los partidos.

Esta entrada fue publicada en Edición 89. Guarda el enlace permanente.

16 Respuestas a El fin de ciclo se acerca: es en 2019

  1. alejandro montalban dijo:

    muy profundo análisis, lo mejor que he leído los últimos días. Felicitaciones Andrés

  2. Pierre Ostiguy dijo:

    Andres, Me parece bien corregir el excesivo partisanship de la prensa (aquí, opositora). Pero tampoco hay que exagerar la falta de novedad y/o tendencias.
    El fenómeno Massa es algo mayor (en cuanto a margen de victoria) y ocurre en la provincia que tiene más del tercio de los votantes del país. No es para ningunear.
    Menos importante pero igualmente real, el triunfo arrasador de Cobos en Mendoza (relativamente grande) es notable, y va en la misma dirección, no K.
    En el resto de los casos, es cierto que se mantienen muchos estatus quo, tanto oficialistas como opositores.
    Pero creo que es desingenuo no hacer el conteo de votos, mas que todo en la Argentina donde eso, el numero de voto, es la principal currency en la medición de las relaciones de fuerza, incluso para los propios actores. Especialmente en el Peronismo. Y en eso, el 2013 es muy distinto al 2011, aun si obviamente se trata de una elección de medio-termino. Los resultados del 2009 no eran mas de lo mismo, aun si Cristina logró cambiar la tendencia en el 2010. Hay importantes guarismos, pues. Es cierto que en la Argentina las instituciones y los asientos cuentan, pero es solamente una parte de la historia, en este país con clara tradición cognitiva populista.
    Creaste olas, en todo caso!

  3. Angeles Iglesias dijo:

    Uno de los mejores análisis de la realidad política argentina.

  4. Luis Eduardo Podio dijo:

    Andrés:
    Es un placer leer tu nota, en ella hay una mezcla de tu brillante e inteligente pluma, cierta dosis de ironía, una pisca de ingenuidad y un toque de humor.

  5. Andrés, hay otro ingrediente extra en el problema de aprender a leer el país en la bajada o copete de la nota. La aristocracia porteña no existe más (al menos en els entido tradicional del término). Y menos en Clarín (que lo conozco muy bien desde sus entrañas). El problema de leer el país está en los sectores altos (ya no aristocracia) como en los troskos de Corrientes y Callao. Es un tema porteño. Abrazo. 🙂

  6. Any dijo:

    Estoy de acuerdo, si es que la Republica llega al 2019….creo que éstos gobernantes la destruyen antes, “lo central es que coronará un período marcado por la destrucción política y el crecimiento económico unicamente de ellos, sus amigos, y los carteles de droga”.

  7. Andrés Sinergia dijo:

    Después de este “test eleccionario” el remante político no tiene tiempo de contruir, seguramente copiará el método Massa, otro error que llevará cuatro años más ya que este es un simple “plotter” de la realidad.

  8. R.B dijo:

    Buena columna, la pregunta es; realmente podemos estar seguros de un orden tan coherente a todo nivel, Nación-provincias-municipio. Este enfoque tiene sentido siempre y cuando, todas las variables se mantengan estables. Supongo quiero imaginar que en realidad, la victoria de 2011 y luego, la elección de 2013, compensaron mostrando la verdadera institucionalidad de la democracia, y este sería el primer gobierno en estos 30 años de la democracia que llegaría hacia el final de un proceso, donde la sucesión podría cambiar pero no la fuerza política predominante, parece un problema de hegemonía dentro del peronismo, pero de otros muchos problemas como la “Institucionalidad del partido justicialista” versus las experiencias particulares de personalidades que se desmarcan y tratan de renegociar a partir de resultados electorales, esto de “Golpear” y “Negociar” tiene una utilidad en una lucha que no siempre es electoral pero que sí tiene que ver con la forma de gobernar la argentina.

    El otro día Moreau, agradecía a Caffiero, su papel como necesario apoyo de la continuidad de la democracia, al menos esta es su visión actual. Tal vez en este sentido, si hay una fuerza centripreta menor, esto altere las formas de hacer política. También es cierto que tal vez habría que analizar, las PASO, y las leyes que hacen que los fiscales tengan que ser fiscales de su propia mesa o que tengan que viajar a otras mesas para luego seguir fiscalizando en la mesa que les corresponden lo que demanda mantener por parte de todas las fuerzas de un armado particular, en este sentido, qué pesarán más los intendentes en cada distrito de la Provincia, o el papel más general de los gobernadores. No podemos olvidar que la relación gobernador de la Provincia de Buenos Aires y presidente era mucho más conflictiva hasta la llegada de Massa.

    El 2019, tiene como primera imagen que un presidente más que sería del FPV, condicionaría en gran parte a todas las fuerzas políticas, el “esfuerzo” de Binner, podría generar también una serie de transformaciones. Los “24 meses” podrían generar otros resultados. Cabe preguntar, ¿habrá una mezcla de actores peronistas, radicales y socialistas en algun experimento electoral? – ¿ se respetarán las lineas de mando en las elecciones de 2015?- ¿las alianzas serán tan claras?

  9. walter dijo:

    Muy buen análisis, completamente de acuerdo, se necesita de los partidos, no de nombres para ganar una elección y eso se demuestra también en los municipios que cambiaron de color después de 22 años de triunfo radical conocieron la derrota al sumarse un excelente candidato mas el apoyo de un partido.
    Algo para pensar no…..
    Un abrazo walter

  10. Muy buen análisis. Ahora, ¿por qué habla de continuidad entre Massa y CFK? No creo que haya continuidad entre ellos, más bien rupturas. Ojo, tampoco creo que sea el próximo M#nem…

  11. nombre dijo:

    Vamos a ver cómo se mueve el PJ.
    El fallo de la ley de medios puede cambiar el escenario. No sé la verdad, hay que ver qué pasa. Yo la verdad que me dió la sensación de relajo, y a la vez, había notado que ya la vorágine anti kirchnerista era muy fuerte, como una bola ya imparable. Y pensaba que antes no me parecía asi, y ahora sin embargo sentía que eran 3 o 4 o 5 veces más los antikirchneristas furiosos que el palo kirchnerista… (estoy hablando de opinión pública). Y pensaba que quizás… esto de las condiciones materiales de existencia… no? Si un grupo tiene una posición de la mitad más 1 de los medios en su poder, mientras los tenga es invencible, ya no dependía de la voluntad, de la fuerza y de la militancia, ya había hechado a andar algo… que simplemente se prendía sin mucha necesidad de convencimiento… y era “el ser anti k”.
    La ley de medios fue un cañonazo en el simbolismo de estos tiempos, tremendo, silenció y apabulló. Ahora simplemente hay que esperar que se muevan y ver cómo se mueven, hasta donde llega la ley a aplicarse… Lo único importante es haber puesto ahí los puntos a Clarín. Así lo percibo yo. Esa máquina, esos bares, esas salas de espera… y ahora? se preguntan… La gente laburante clase media, como yo, anti k furiosa, está preocupada, pero acepta el fallo, y ahí ya no hay nada que discutir, que se aplique bien. Perdieron peso en el juego, y van a jugar distinto, el todo o nada ya llegó.
    Qué pasará? No sé… hay muchos enemigos más por ir combatiendo…
    Saludos.

  12. Julio B. dijo:

    Excelente Andrés! Muy bien escrita, muy elocuente. Y estoy de acuerdo con el 75% de tus afirmaciones.

  13. Pingback: EL TIGRE EN SU LABERINTO | Panamá

  14. German dijo:

    Che, estos profetas, no aprenden.
    Las profecías exitosas se formulan de tres maneras:
    1) Después de ocurrido el evento,
    2) en forma de profecía autocumplida o
    3) decenas, cientos de años antes de ocurrido un evento hipotético, borroso, adaptable, rectificable, etc…
    😉

  15. Pingback: EL TIGRE EN SU LABERINTO | Panamá Revista

  16. anna dijo:

    Muy bien Andres puede ver este sitio tambien caesaremnostradamus.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 14 =