El PRO piensa en el armado 2013

Las legislativas del año próximo son una oportunidad para aumentar la bancada en Diputados y lograr el debut en la Cámara Alta.

En el PRO quieren que la ventana electoral de 2013 vuelva a mostrar el crecimiento electoral y territorial del partido. En 2009, la lista de diputados nacionales del PRO logró im ponerse por primera vez en la ciudad de Buenos Aires sin el nombre de Mauricio Macri al tope de la boleta y, en la provincia de Buenos Aires, la lista de Unión-Pro encabezada por Francisco de Narváez se imponía a la de Néstor Kirchner. Ese envión no desembocó en lo que muchos, propios y ajenos, esperaban: la candidatura presidencial de Macri.

Pero en 2011 el PRO consiguió nuevos porotos. Macri se convirtió en el jefe de Gobierno más votado en la breve historia de autonomía de la Capital Federal, con el 64,2% del total. En Santa Fe, con Miguel del Sel a la cabeza y aliado con una parte del peronismo, el properonismo quedó a un paso de desembarcar en la Casa Gris. En el primer cordón bonaerense, Jorge Macri desbancó al histórico intendente de Vicente López, Enrique García, y se convertía en el primer intendente 100% PRO del conurbano.

En 2013 el desafío es la expansión. El jefe de Gobierno no tiene reelección y la Presidenta tampoco. Macri será candidato a la Casa Rosada en 2015 y las elecciones legislativas del año entrante serán cruciales. Serán tan importantes que los estrategas electorales del partido, encabezados por el ministro de Gobierno, Emilio Monzó, quieren que sea Macri quien encabece la lista de diputados en la provincia de Buenos Aires. Por ahora, al igual que Gabriela Michetti, el ingeniero dijo que no. Hacer una buena elección en la provincia con una lista 100% PRO, entiende la gente cercana a Monzó, es crucial para aumentar la tropa propia en territorio bonaerense y en el Congreso Nacional (se elegirán 35 diputados) pero, sobre todo, para el proyecto Macri 2015.

Ha quedado demostrado que, cuando Macri encabeza la lista, la atracción electoral del PRO es otra. Por el contrario, otros asesores del jefe de Gobierno, como Jaime Durán Barba, creen que el 2013 no es tan importante para el proyecto Macri 2015. Una vez más, parece que el jefe de Gobierno se inclinará por su asesor ecuatoriano. Sin Michetti y Macri, los estrategas del PRO barajan otros nombres. Entre los intendentes aliados, Jesús Cariglino, de Malvinas Argentinas, es casi una fija. Gustavo Posse, de San Isidro, podría ser otra opción. También suenan dos economistas (Carlos Melconian y Martín Redrado) que buscarán su revancha desde tierra bonaerense. El primero no logró entrar al Senado en 2007 y el segundo, a la de Diputados en 2011.

La idea también es sumar fuerza en el territorio presentando candidatos propios competitivos para los cargos locales en los principales distritos de la provincia. Con el paraguas Macri 2015 y buenos candidatos locales, el PRO aspira a suplir la eventual falta de una lista de diputados sin nombres demasiado atractivos. La posibilidad de un acuerdo con De Narváez se ve lejana por cuanto el ex aliado parece estar más cerca de Daniel Scioli a quien en el macrismo ven como su principal rival en 2015.

CONGRESO

En el PRO creen que el año que viene lograrán una hazaña: colocar los dos senadores porteños en el Congreso Nacional. Si bien es la fuerza mayoritaria de la Ciudad, aún no ha logrado desembarcar en el Senado. En 2007, la lista encabezada por Melconian obtuvo sólo el 13,5% de los votos y quedó muy lejos de la Coalición Cívica (que ganó dos escaños) y el Frente para la Victoria, que se quedó con el de la minoría. En esa elección, el macrismo sufrió el hecho de no tener un candidato a presidente que traccione. Los dos candidatos de la CC, en cambio, gozaron de la tracción de la gran elección de Carrió (obtuvo 37,7% de los votos en la Ciudad).

En 2013, con un kirchnerismo más desgastado y un PRO más consolidado, los hombres de amarillo creen que ha llegado la hora de saldar la contradicción entre ser la fuerza más popular del distrito y no contar con ningún representante en la Cámara Alta. Macri quiere que los candidatos surjan de las primarias y todo indica que habrá, como mínimo, dos listas. Una podría ser Michetti-Federico Pinedo y otra, Horacio Rodríguez Larreta-Laura Alonso.

En 2013, además, se disputarán once diputaciones nacionales en la Ciudad y el macrismo debe renovar 5. En la provincia renueva las 3 que tiene y debería obtener más de 500.000 votos para renovarlas. La topa del PRO en la Cámara Baja asciendo a sólo 11 bancas (8 porteñas y 3 bonaerenses), y es la quinta fuerza del cuerpo. Aún no hay nombres definidos para las listas. Con una buena elección en el área metropolitana, su zona de influencia, y algunas bancas de las provincias (si Miguel del Sel obtiene los mismos votos de 2011 corresponderían 3 o 4 bancas), el PRO podría aspirar a aumentar su representación parlamentaria. También podría sumar aliados en otras provincias como Mendoza.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
1 Comentario
Antiguos
Nuevos Más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
horacio jose Pereyra
7 años atrás

VIENDO QUE EN CADA PARTIDO HAY PARTIDARIOS QUE VIENEN TRABAJANDO DESDE EL NACIMIENTO DEL PRO, CONSIDERO QUE SON ELLOS LOS REPRESENTANTES Y NO LOS QUE SE DISPONGAN POR AMIGUISMO O POR DEDISMO, HAY MUCHOS QUE FUERON NOMBRADOS DE ESTA MANERA, Y ANTERIORMENTE FUERON UN FRACASO PORQUE LOS CIUDADANOS NO LOS QUIEREN, ALGUNOS ESTUVIERON REPRESENTANDO EN ELECCIONES ANTERIORES A DISTINTOS PARTIDOS Y HOY SON NOMBRADOS POR AMIGUISMO COMO REFERENTES DEL PRO, COMO Y LOS QUE ESTUVIERON DESDE UN PRINCIPIO???????????????????

Última Edición