“El funcionamiento del Congreso no fue positivo»

El diputado del Pro Pablo Tonelli analizó el desempeño de la Cámara Baja y criticó la presión del Gobierno sobre la Justicia.

En los años en los que no hay elecciones, la actividad legislativa suele ser más intensa. ¿Qué balance hace del trabajo en la Cámara durante el año?

Se trabajó más que el año pasado, sin dudas. De todas maneras, creo que se trabajó poco, mal y de modo inadecuado. El oficialismo impuso el criterio de que se trataran solamente los proyectos enviados por el Poder Ejecutivo o en aquellos que tuviera interés. Eso implicó un acotamiento importante a la actividad del Congreso. Además, muchos proyectos se trataron de manera urgente y sin suficiente tiempo de debate y análisis. Muchos se trataron en reuniones plenarias de dos, tres e incluso cuatro comisiones, lo que dificultó y redujo el debate. El balance general del funcionamiento no es positivo.

Usted integra la comisión bicameral para la reforma, actualización y unificación de los códigos civil y comercial. ¿Qué piensa del debate que se está generando en el país sobre este proyecto?

Las audiencias públicas han resultado muy buenas, interesantes y útiles para la comisión. Me sorprendieron gratamente. Se ha recibido una enorme cantidad de propuestas e inquietudes. Pero más allá de eso, no hubo mucho debate al interior de la comisión. Recién hace tres semanas comenzamos a hablar del contenido del código. Cada uno expone una opinión respecto a algún tema o artículo en particular, pero no se debate ni se resuelve. Espero que la parte sustancial del debate venga más adelante.

Todo indica que se tratará el año próximo…

El oficialismo se resiste de reconocerlo de manera pública y a fijar fechas, pero está claro que no habrá dictamen hasta marzo del año que viene y recién sería tratado en abril o mayo, al menos que el oficialismo fuerce mucho la marcha. Me parece que es sensato y conveniente que se trate en 2013 ya que el proyecto tiene temas que han generado mucha controversia y que debemos sustanciar. Si no hay debate sería una burla a las más de 1.000 audiencias públicas.

Recientemente, la Cámara de Diputados aprobó el per saltum. ¿Cuál cree que es el objetivo del Gobierno?

El per saltum está sancionado. Habrá que ver en qué momento intenta utilizarlo el Gobierno y, sobre todo, cuál será la actitud y la respuesta de la Corte Suprema. Conservo la esperanza de que la Corte actúe de manera prudente y cautelosa, y no empieza a habilitar per saltum por todos lados porque se los pide el Gobierno.

¿Coincide con otros sectores de la oposición que sostienen que hay una presión sobre el Poder Judicial?

Hay una presión inadmisible e insólita que pocas veces se ha visto en el país. El ministro de Justicia, Julio Alak, dijo claramente hace dos semanas que el per saltum era para llegar rápido a la Corte con el caso Clarín y que si ésta no lo aceptaba iba a haber un conflicto de poderes. Es inadmisible. La presión sobre la Justicia está más allá de lo tolerable y aceptable en una república con división de poderes.

¿Qué opina de la decisión del jefe de Gobierno de la Ciudad de hacerse cargos del subte?

No quedó más remedio dado el manifiesto desinterés del Gobierno Nacional de ocuparse del tema, ya sea para concretar el traspaso o asumir la conducción. Al jefe de Gobierno no le quedó más remedio que tomar la iniciativa y mandar un proyecto de ley a la Legislatura para que el traspaso se haga en condiciones adecuadas y, sobre todo, garantizando la continuidad y la calidad del servicio. Lo ideal hubiera sido ponerse de acuerdo con la Nación, como tantas veces hemos reclamado, pero este tiene una manera muy particular de gobernar, de ver las cosas y de no resolver los problemas.

La presencia legislativa del Pro es escasa en la Cámara Baja y nula en la Cámara Alta. ¿Esto es compatible con el proyecto Macri 2015? ¿Qué expectativas hay para las legislativas de 2013?

Sí, es compatible. Podemos llegar a ganar la presidencia en 2015, aun con pocas bancas. De todas maneras, estamos confiados en que en las legislativas de 2013 vamos a obtener bancas adicionales. En el Senado no tenemos la menor duda de que habrá dos representantes del Pro, pues que aspiramos a ganar la Capital Federal. En Diputados también confiamos en aumentar sensiblemente el número de legisladores. Nos va a ir muy bien en la Santa Fe, en Córdoba, en la provincia de Buenos Aires, en Mendoza, en Entre Ríos y, desde ya, en la Ciudad. El tamaño del bloque va a aumentar notoriamente.

El 8-N tuvo como principal destinatario al Gobierno, pero muchos señalaron también que era un llamado de atención a la oposición. ¿Comparte esa visión?

Fue un reclamo al Gobierno, a quien se le está pidiendo un cambio de rumbo y que solucione algunos problemas. Si hubo un reclamo para que la oposición trabaje de manera más unida y coordinada, es algo que siempre está en la acción y el pensamiento del Pro. En ese caso, el mensaje del 8-N refuerza nuestra convicción de seguir actuando de esa manera.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Última Edición