Lo que viene en el Congreso

Diputados y senadores aprobarán iniciativas de alto impacto político tras el receso de invierno.

Tras un primer semestre en el que el kirchnerismo logró aprobar leyes de alto impacto político y económico y que fue casi una continuación de las últimas sesiones del año pasado, en las que el oficialismo había vuelto a usar la mayoría parlamentaria que retomó tras el bienio 2009-2011, también en el segundo semestre de 2012 se sancionarán leyes relevantes para el Gobierno.

Luego de aprobar la reestatización de YPF y la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central, entre otras leyes clave, el tema más importante que abordará el Congreso de la Nación en el segundo semestre del año será, sin dudas, la reforma del Código Civil y Comercial. El proyecto fue anunciado por Cristina Fernández en su discurso del 1° de marzo en la apertura de sesiones ordinarias, y luego la propia Mandataria presentó el anteproyecto junto a Ricardo Lorenzetti antes de su ingreso al Senado el 8 de junio pasado.

Según pudo averiguar el estadista, la directiva que bajó al bloque que comanda Miguel Pichetto es comenzar a debatirlo en agosto, “unos tres meses”, y votarlo antes de fin de año.

El Frente para la Victoria podrá revertir también lo que fue su único traspié legislativo en el año, cuando en los primeros días de agosto el Senado apruebe el pliego de Alejandra Gils Carbó, que reemplaza a Daniel Reposo, quien no contó con el apoyo suficiente por lo que el bloque K debió retirar su nominación.

Hoy por hoy, el kirchnerismo tiene 33 senadores propios, cinco aliados permanentes y un grupo de entre tres y cinco que se suman en la mayoría de las votaciones. Pero como el pliego necesita de dos tercios hacen falta 48 votos. Con el apoyo de los radicales sería más que suficiente y hasta alcanzaría con los siete del peronismo federal. Para el resto de los proyectos, tiene los votos necesarios.

En la Cámara Alta, además, los senadores Aníbal Fernández y Elena Corregido presentaron un proyecto para ampliar en forma voluntaria el voto a los jóvenes de 16 a 18 años. Fernández señaló que es una forma de incentivar a quienes se acercan tempranamente a la política. De aprobarse la ley, sumará a cerca de dos millones de personas a la posibilidad de votar.

En Diputados tendrán luz verde otros dos proyectos importantes. Por un lado, el kirchnerismo aprobará la quita de fondos del Ciudad y derivará al Banco Nación los fondos originados de expedientes de los tribunales nacionales y federales de la ciudad, que ahora se depositan en la entidad porteña. El proyecto señala que “los depósitos judiciales de los tribunales nacionales y federales en todo el país se efectuarán en el Banco de la Nación Argentina”.

El texto original pretendía trasladar el flujo de dinero que reside en el banco por depósitos judiciales pero, ante la presión de los gremios, el oficialismo, lo modificó y optó porque sólo se pasen al Nación los fondos de los nuevos expedientes, no sólo de la Justicia Federal sino también de la ordinaria. Pero, por ahora, no logró consenso en todo su bloque: Jorge Yoma adelantó su voto negativo a la iniciativa.

En la Cámara Baja se convertirá en ley otro anhelo del Gobierno: el acuerdo entre la Argentina y Uruguay que establece el intercambio de información tributaria entre ambos países para el “control y la recaudación de impuestos” y “la investigación o enjuiciamiento de asuntos tributarios”. Se aprobó en el Senado por unanimidad y tiene el apoyo mayoritario de los bloques para ser discutido y aprobado apenas se regrese del receso.

Según el proyecto, los pedidos no podrán ser retroactivos, no se aplicará la doble imposición y la información debe formularse con el mayor detalle posible y deberá especificar, entre otros causales, la identidad de la persona sometida a inspección o investigación; el período respecto del cual se solicitan datos; la naturaleza de la información solicitada y la forma en la que la parte requirente desearía recibirla y los motivos para creer que la información solicitada es previsiblemente relevante para la administración.

Además, la Comisión de Asuntos Constitucionales retomará en agosto el debate sobre boleta única y reforma del Código Electoral, aunque con pocas chances de ser aprobado mientras no tenga apoyo del bloque K. El debate girará en torno a los más de 15 proyectos presentados desde todo el arco político, aunque con mayor impulso desde la oposición.

Es que el oficialismo tiene los suficientes números a favor para aprobar o trabar cualquier iniciativa. Hoy se cuentan entre sus votos seguros 116 legisladores: 45 kirchneristas netos, 44 del PJ, 6 sindicalistas, 4 de movimientos Sociales (todos del Evita), otros 10 de partidos aliados y 7 de La Cámpora.

Serán justamente los representantes del subloque juvenil quienes comiencen a ganar protagonismo en el ambiente legislativo, tras un debut con poca visibilidad para ellos en el Congreso. Según asesores de la bancada, a partir de agosto “aparecerán en escena los proyectos de La Cámpora”. Entre las iniciativas adelantan regulaciones de algún tipo sobre los Centros de Estudiantes. “Mientras no haya asignación presupuestaria, avanti”, fue la luz verde que recibieron desde la Rosada para comenzar a presentar proyectos. “Los que necesiten presupuesto dependen de la jefa”, se completó la justificación.

(De la edición impresa)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Última Edición