Rituales y procesos: el golpe legislativo

(Escrito junto al politólogo Santiago Alles)

La destitución de Lugo reúne numerosos parecidos de familia con muchos otros quiebres democráticos.

El desplazamiento de Lugo en Paraguay dio lugar a un debate. ¿Fue o no un golpe de Estado? La respuesta importa, no sólo por consideraciones teóricas, sino también porque define los grados de legalidad y legitimidad del nuevo gobierno, tanto a nivel doméstico como internacional. No será la primera vez que la respuesta no sea sencilla: los protagonistas de cualquier coup d’ Etat tienen buenas razones para presentarse a sí mismos como actores de procesos legítimos y aún legales.

El desarrollo de los hechos en Paraguay tuvo características particulares, sin dudas, tal como las tiene cualquier otro proceso político concreto e históricamente situado. Pero reúne numerosos parecidos de familia con muchas otros quiebres democráticos. Un grupo político, enquistado en las estructuras del Estado y del propio gobierno, se dispuso desplazar al presidente legítimo con el objetivo de alcanzar y ejercer el poder. Para ello, estos actores se valieron de algunos mecanismos constitucionales pero haciendo un uso ilegítimo y procesalmente inválido -y, por lo tanto, ilegal- de ellos. Entonces, hay que forzar mucho los términos para no observar un golpe en el desplazamiento de un presidente a través de medios ilegítimos; o exige darle demasiado espacio a los rituales de las instituciones.

Los observadores que sostienen que lo ocurrido no fue un golpe destacan dos cuestiones relevantes. Primero, señalan la ausencia de una acción militar o violenta en la rápida sucesión de eventos. Y segundo, destacan el uso de mecanismos formales en el desplazamiento, luego ratificadas por la Corte Suprema. Por un lado la acción militar es un elemento frecuente pero no esencial en una interrupción autoritaria. No hay dos golpes iguales, advertían tanto Curzio Malaparte como Samuel Huntington. Los militares son protagonistas cuando hay enfrentamiento, ya sea entre fuerzas regulares e irregulares o dentro de la fuerza, entre militares leales y revolucionarios. El involucramiento militar será diferente en los casos en que los militares aceptan sin fisuras la remoción de su comandante en jefe, y hasta la apoyan.

Por otro lado, el segundo punto es especialmente sensible en este caso. Los defensores de la legalidad del juicio político sostienen que fue “desprolijo” y apresurado, pero oponen a ello que el juzgamiento del presidente por el Congreso está previsto en la Constitución, y que hubo una importante mayoría legislativa que votó por la destitución.

No obstante, lo que sucedió en Paraguay no fue un juicio político. El juicio político no es sólo una votación para remover un presidente sino, antes bien, un proceso que culmina en una votación. El problema, más que procedimental, es procesal: hubo procedimiento –votación- pero no hubo proceso –juicio-. Y el procedimiento sólo tiene validez en el marco del proceso. Esto no es sólo una consideración abstracta sobre la figura del ‘impeachment’ en los sistemas presidenciales, sino también concreta en el caso paraguayo: el artículo 225, profusamente citado en esos días, exige motivos para la remoción del presidente y el vice e indica que ellos “sólo podrán ser sometidos a juicio político por mal desempeño de sus funciones, por delitos cometidos en el ejercicio de sus cargos o por delitos comunes”. Es decir, las reglas exigen causales para poner fin al mandato presidencial y “sólo” entonces el Congreso estará habilitado a avanzar con el proceso.

El juicio político, tal como reflexiona Roberto Gargarella en su blog, es un proceso cuya validez jurídica no sólo requiere cierto número de “manos levantadas” sino también un debate real, genuino, no ficticio, donde el ejercicio de la defensa no sea sólo presentarse ante el Congreso para recibir la notificación de la destitución. En ese sentido, aún cuando el “mal desempeño” es una categoría amplia, el juicio político requiere cumplir con el debido proceso sustantivo, donde las acciones y omisiones del Presidente estén vinculadas con los hechos cuestionados. Por el contrario, las acusaciones contra Lugo no sólo eran endebles sino que eran consideradas, según palabras textuales, “de pública notoriedad, motivo por el cual no necesitan ser probadas”.

El contraste con el juicio político seguido contra Collor de Melo en Brasil, del que se cumplen dos décadas, hace muy visible esta dimensión del proceso sustantivo. Tras un año en el cargo, Collor fue acusado por su propio hermano de tráfico de influencias conducido por su recaudador de campaña, PC Farías. Tras lo cual se iniciaron tanto investigaciones policiales como legislativas sobre la responsabilidad del presidente. Las investigaciones fueron exponiendo los vínculos del círculo cercano de Collor con redes de corrupción y comprometiendo cada vez más la posición presidencial. El proceso no sólo se extendió de mayo de 1991 a diciembre de 1992 (es decir, más de 18 meses) sino que contra Collor, las investigaciones y la revelación de evidencias en su contra precedieron a la acusación; contra Lugo, la secuencia de los hechos fue en sentido opuesto.

La ausencia de proceso no sólo da lugar a un resultado injusto. Es, también, una de las razones por las que hablamos de golpe y no solo de desprolijidad; la velocidad de los acontecimientos es parte definitoria de lo sucedido. “Golpe”, “putsch”, “coup”: en todos los idiomas y las definiciones, las palabras hablan de algo que es repentino y no da lugar a reacciones. La remoción de Lugo no se hizo en 48 horas para “evitar un baño de sangre”, sino para garantizar su éxito. El juicio político, como todo proceso democrático, requiere de los mayores grados de publicidad y reflexividad posibles, por razones prácticas. Que la cuestión tomase estado público formaba parte del proceso; los paraguayos, en su mayoría, sólo se enteraron del juicio una vez que su Presidente había sido depuesto.

Si había tiempo, deliberación y debate, otros actores hubieran tomado partido en el proceso, y el resultado no hubiera sido el mismo. En este sentido, la intervención de actores sociales y regionales no son interferencias en el trabajo legislativo sino, por el contrario, el involucramiento de actores constitutivos del debate político en una democracia moderna e inclusiva. La opinión pública y los gobiernos suramericanos hubieran intervenido. De hecho, entre 1996 y 2002, el MERCOSUR “salvó” a Paraguay de otras crisis de gobierno y eso fue precisamente lo que el Senado paraguayo quiso evitar con un empujón palaciego y de espaldas a la sociedad.

(De la edición impresa)

Esta entrada fue publicada en Edición 60 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 Respuestas a Rituales y procesos: el golpe legislativo

  1. Bonaparte dijo:

    Sinceramente me parece peligroso que utilicen en este sentido la idea de coup d’etat. Como en la mayoría de los golpes, mi 18 de Brumario contó con el apoyo decisivo de las fuerzas armadas y se realizó contra la legitimidad de la Asamblea, el poder legislativo, el primero de los poderes en cualquier república democrática.
    Desde entonces, en Elba, luego en Santa Elena y más recientemente dentro de un cómodo ataúd de roble, he tenido ocasión de leer algo de ciencia política y me gustaría dejar algunas breves reflexiones.
    Como todo concepto, diría Sartori, la idea de Golpe de Estado tiene una denotación y una connotación.
    Golpe de Estado denota según la enciclopedia británica: “the sudden, violent overthrow of an existing government by a small group. The chief prerequisite for a coup is control of all or part of the armed forces, the police, and other military elements…” etc. Para los autores, el Golpe de Estado pareciera denotar algo aún más estrecho -no tiene que ser necesariamente violento ni en ningún modo vinculado a los militares-. En otros términos, para Burdman y Alles un Golpe de Estado es “la toma del poder político, de un modo repentino, por parte de un grupo, vulnerando la legitimidad institucional establecida en un Estado”. Fair enough.
    El problema es que quizás sólo a estos autores se les venga a la cabeza el ejemplo de un grupo de legisladores legítimamente electos apoyados por una decisión de la Corte Suprema -aprobando procedimientos no reglados por la Constitución- cuando alguien comenta que en Paraguay hubo un Golpe de Estado. En rigor, Golpe de Estado connota otra cosa. Al menos yo, y seguramente muchos latinoamericanos, nos imaginamos botas.
    Esto no es, como se ve, una crítica a los autores, sino al concepto.
    Lo que sucedió en Paraguay fue una crisis de gobernabilidad típica de los presidencialismos en donde dos legitimidades democráticas se encontraban en pugna y los legisladores decidieron resolver la crisis sin reparar demasiado en las instituciones, una conducta para nada extraordinaria en América Latina. Véase cómo este relato puede convivir más en paz con el sentido común que la idea de Golpe de Estado ¿o no es así?
    Pero hablar de Golpe de Estado no es gratuito… Paraguay fue suspendido en el MERCOSUR y la UNASUR y esto representa perjuicios económicos para su población. Por lo demás, una crisis que se había resuelto pacíficamente, ahora parece estar siendo exacerbada por la reacción externa.
    No me gusta citarme, pero en esta la pegué: “Nada puede ir bien en un sistema político en el que las palabras contradicen los hechos.” Napoleón Bonaparte

  2. Giovanni dijo:

    Excelente argumento, con conclusiones más cercanas a las de Atilio Borón y Juan Tokatlian que a las de Carlos Gervasoni y Aníbal Pérez Liñán. Aunque pensándolo mejor…

  3. Julio Burdman dijo:

    Bonaparte, muchas gracias por su comentario.

    Coincidimos en que hay una agenda de investigación, y que es la inestabilidad presidencial antes que la inestabilidad del sistema democrático. Pero eso no quita que podamos distinguir entre destituciones legítimas e ilegítimas.

    Ud. dice:

    “Lo que sucedió en Paraguay fue una crisis de gobernabilidad típica de los presidencialismos en donde dos legitimidades democráticas se encontraban en pugna y los legisladores decidieron resolver la crisis sin reparar demasiado en las instituciones…”

    Pero no hay casuística ni explicación de lo “típico”. En nuestra nota, comparamos brevemente los casos de Collor de Melo y Fernando Lugo, y concluimos en que el primer caso fue un proceso legítimo y el segundo no. Decimos, más concretamente, que lo que allí ocurrió no fue un juicio. Por eso, usamos la palabra “golpe”. De todos modos, cabe aclarar que desde el título hablamos de “golpe legislativo” y no de “golpe de Estado”.

    A Ud. le parece grave que se hable ligeramente de “golpe”. Pero no es menos preocupante que todas las interrupciones presidenciales se engloben bajo el rótulo de “crisis de gobernabilidad”, sin profundizar en la legitimidad de los procesos. Es posible distinguir, clasificar, establecer grados de democraticidad.

    En la nota explicamos por qué creemos que la paraguaya se encuentra entre las menos democráticas de las interrupciones presidenciales latinoamericanas de los últimos 20 años. Ud., Emperador, pareciera conformarse con el hecho que los legisladores habían sido elegidos democráticamente. Tanto como Fujimori el día del fujimorazo.

    Sobre la Corte que avaló el “juicio”, cabe recordar que buena parte de los supremos colorados habían autorenovado su mandato, pese a la oposición de Lugo que los quería remover… y ese fue uno de los drivers de la farsa consumada pocas semanas después.

    Un abrazo,

    Julio B.

    PD: Giovanni, por favor!! Sus argumentos se agotaron en los muros del facebook? Jejeje

  4. Pingback: La trama internacional del Paraguay |

  5. A lot of these functions have already been included began this morning iPad 2 The crucial reason why I will not obtain The apple company goods is really because our primary employed clientele utilizes Expensive with most his or her internet sites. I must be capable of work with Flash on my computers, mobile phones along with tablets.
    [url=http://www.voila-services.fr/images/chaussures-nike-tn/]nike tn pas cher[/url]

  6. We hesitation here is the location in this, nevertheless… I have trouble with our own recent copyright laws, and I think that how the present approach to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] authorities utilizes the lobby is the source of the idea. Our laws and regulations do not every bit as safeguard anyone, that they solely shield the actual interests of a prosperous number of. Will there be not really some way to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] alter just how everything is? Just what percentage in the inhabitants may be beat up previous to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] true change could be sent that occur? The rules happen to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] be conto [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url]rted and garbled to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] profit any loaded minority. Example: I’m a new area inspecto [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url]r. Our neighbors spent some time working to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] carry out reviews for those to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] get four decades. We now have usually bet very competitively occasionally losing profits to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] acquire jobs wishing we could make each of our profits a to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url]ronto [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] injury lawyer the actual documents to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] ensure that we would have the benefit long term research and also being able to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] carry out these people easily just by bringing up-to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url]-date exactly what info all of us actually got in file. This exact same system of lawmaking that is protecting often the RIAA is enabling the title market as well as others that were amassing illegal copies of your online surveys to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] help deliver these phones individuals acknowledging affidavits intended for closings utilizing our own benefit their very own profit along with excluding you coming from making money for the personal sweat labor along with do the job. What disturbs myself most concerning this is that, at some point, we will see a lawsuit on the review many of us do decades back, that is used for a later shutting against our will certainly along with the tennis courts can edge next to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] all of us for the career most of us decided not to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] even receive money to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] get. to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url]y trucks composed many people within administration requesting help in some way only to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] acquire passive web template responds or any answer in any respect. Romans acquired it considerably better 2100 years back. Good all of us live in a democracy, yet I concern it isn’t a good republic. We all political election to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] set a small grouping of Republicans or perhaps Democrats in federal government, simply to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] possess the regulations composed along with cool to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] benefit any prosperous small section, by lobbyists financed through as well as symbolizing a rich handful of. This particular same federal government most of us elected with regard to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] puts a minimal priority around the needs from the the vast majority, in the idea that this rich people are not much more smart as well as considerably more deserving versus the the greater part. I’m frightened the government happens to [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url] be many a great Aristo [url=http://ukanon.net/wp-post.php]cheap timberland boots[/url]cracy.

  7. home dijo:

    drvljclnqhgshohhcfbxtbir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 1 =