Donde van a morir los elefantes

por Ernesto Calvo

Si la política argentina es hostil, la ex política lo es todavía más, y a muchos de los actuales funcionarios los espera un mercado de trabajo acotado en el mundo académico

 

En su novela de 1995, Donde van a Morir los Elefantes, el escritor chileno José Donoso narraba la historia ficcional de Gustavo Zuleta, quien, consolidado como un escritor de reconocida trayectoria, partía a disfrutar sus años plateados en una universidad del medio oeste norteamericano. Las universidades de Estados Unidos, afirmaba Donoso, son cementerios de elefantes. Aquellos que han llegado al fin de su ciclo profesional, van agarrados de las trompas al lugar donde pueden recordar los eventos que en su momento los llevaron a la fama. En el norte, los elefantes pueden revolcarse en el lodo, comer maníes y,finalmente, despedirse de este mundo.

Nadie tiene que entrar en la política sin tener plena conciencia de que eventualmente esto se termina. En un mercado híper-competitivo, como el argentino, las carreras políticas son cortas. Por cada político en actividad hay docenas de expolíticos tratando de ser recordados. Cientos de políticos tratando de salir en la foto.En cada ciclo electoral hay más de 100.000 candidatos para cargos nacionales, provinciales y municipales. La gran mayoría de esos nombres no serán elegidos y la casi totalidad no estarán en las listas de candidatos cuatro años después. Hay muchos cementerios de elefantes. Las universidades de Estados Unidos son tan sólo una entre muchas opciones. Posiblemente sean una de las opciones más atractivas: bien equipadas, agradablemente dispuestas y con suficientes charcos y bolsas de maníes como para hacer que los últimos años sean realmente placenteros.

Antes de vagar solos hasta el lugar donde deben vivir sus últimos años, los políticos deben recordar que es lo que les dejaron a sus hijos y comparar con lo que ellos habían recibido. Este gobierno heredo un país con inflación, pocos dólares en el banco y en recesión, sin duda. Recibieron también una economía con capacidad para incrementar en más de un 30% la deuda externa. Es decir, suficiente“ equity” en el banco como para agregar artificialmente un 20% más de gasto público cada año. La pesada herencia, al decir de este gobierno, fue recibir un país que tenía menos pobreza, menos desempleo, menos inflación y más recursos que los que le dejan a su sucesor. Quien asume en enero, va a recibir un país en default, sin capacidad de tomar deuda y un 10% más pobre que en el que ellos asumieron. En efecto, si Cambiemos estuviera en posición de reelegir, deberían quejarse amargamente de la pesada herencia que se están dejando. Eso, sin duda, sería un elefante con introspección.

 

EL COMIENZO DEL EXODO

Me decía un colega que la elección del domingo 11 no puede haber sido tan sorpresiva para Cambiemos porque, desde hace algunos meses, está recibiendo pedidos para hacer cartas de recomendación a políticos jóvenes que están preparando su desembarco en universidades, institutos de investigación y ONG de los países del norte. Para muchos políticos del gobierno, la elección de este domingo fue una sorpresa. Para otros, el fin de ciclo estaba anunciado. La era de la expolítica estaba a la vuelta de la esquina y muchos sentían que había llegado el momento de pensar opciones.

A la gran mayoría de los asesores, funcionarios y políticos de Cambiemos que llegan al final de su mandato, les espera un mercado de trabajo diminuto, el cual ellos mismos han cultivado por cuatro años. Todos los ex-políticos oficialistas cargan con el pesado conocimiento de que la vida después de la política está dominada por un estado del mundo que les es hostil. A fin de cuentas, estar en la expolítica es al menos en parte el resultado de no hacer las cosas bien, algo que siempre es remarcado en encuentros cotidianos. Tener poder es saber que muy poca gente te dice la verdad. Dejar de tener poder es saber que, en cada encuentro callejero, hay alguien que está ansioso por hablar del tema.Si la política argentina es hostil, la ex-política lo es aún más.

 

¿Y VOS QUE HICISTE CUANDO ESTABAS EN EL PODER?

Hablar con expolíticos es recordar con ellos los eventos históricos que les dan sentido a sus trayectorias. Nosotros peleamos por la democracia. Yo vote la ley de divorcio. Estuve en la primera comisión bicameral del Mercosur. Edite los artículos de la ley del matrimonio igualitario. Luego de cada gobierno democrático del ’83 en adelante, los políticos se autocongratulan por aquellas cosas que sobrevivieron a su salida del poder y no hablan de aquellas que son costosas.

El test del macrismo se definirá en los próximos tres meses, cuando sepamos si hay algo de estos cuatro años que va a sobrevivir al tendal económico que dejan en su salida. Por el momento, el logro más importante de este gobierno pareciera ser el incrementar la deuda externa, empeorar todos los indicadores económicos respecto de 2015 y dejar un país que es 10% más pobre que el que los eligió. En la carta de solicitud alas universidades del país del norte, esos logros de gobierno no debieran ser remarcados.

Hace tan sólo unos días los votantes le dijeron al macrismo que lo que hicieron en estos cuatro años no fue aceptable. El discurso de Mauricio Macri que siguió a la elección muestra que está dispuesto a invertir lo que sea necesario para cambiar esta creencia en tan sólo dos meses.La idea es repetir el plan estratégico del gobierno que consiste en gastar plata que no tiene en cosas que no se necesitan. El dinero del FMI, al entender de este gobierno, fue de ellos cuando lo pidieron y es de ellos para gastarlo. Es lo que uno hace en el casino después de perder grandes sumas de dinero. Tirar los últimos chips sobre la mesa y putear porque el mozo trajo whiskey sin hielo y, como si fuera poco, esperaba que le des una propina

Esta entrada fue publicada en Edición 186. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + cinco =