Lejos del foco, una mirada al Congreso que se viene

por Javier Fuego Simondet

Mientras la fórmula Fernández-Fernández concentra la atención, un paneo por las bancas muestra la salida de actores clave para Cambiemos ¿La polarización se reforzará en Diputados y en el Senado?

La política argentina aparece por estos días invadida por un debate casi excluyente alrededor de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner. Como mucho, se cuela en esa agenda la noticia del comienzo del primer juicio oral por corrupción contra Cristina, aunque también enmarcada en el sacudón que generó la confirmación del binomio kirchnerista. Alrededor de la dupla se tejen las especulaciones sobre qué harán los demás espacios políticos en pugna, con eje en el peronismo federal. Sin embargo, solo un poco más allá de los nombres en danza para disputar la Presidencia, el escenario que se espera para el Congreso a partir de 2020 es un análisis que queda relegado.

Aunque a esta altura de los acontecimientos es una utopía trazar un mapa de lo que se vendrá en el Congreso, sí es posible combinar algunas certezas y una pregunta. La certeza es que varias figuras de tinte dialoguista terminarán sus mandatos. La pregunta que puede plantearse es si la creciente polarización que marcan las encuestas a nivel presidencial se trasladará a lo legislativo, con nuevos diputados y senadores apostados de modo firme a ambos lados de la grieta y disparando munición gruesa desde sus trincheras.

En la Cámara de Diputados se pondrán en juego 128 bancas. Cambiemos y el kirchnerismo defenderán un número similar de lugares, alrededor de 45, en un cálculo grueso contando algunos aliados circunstanciales de ambos lados. Pero una clave está en la veintena de escaños que arriesgará el peronismo no kirchnerista en sus distintas vertientes, como los bloques Federal-UNA, Justicialista y Córdoba Federal, por ejemplo.

Entre las figuras del peronismo dialoguista que terminan su mandato este año están, solo por citar algunos nombres, Graciela Camaño (Federal-UNA-Buenos Aires) y Diego Bossio (Justicialista-Buenos Aires). Para graficar la actitud que han tenido estos diputados en el Congreso es útil recurrir a una estimación de posiciones alrededor de los ejes Gobierno y oposición que aportó Ernesto Calvo, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Maryland, en base a datos del politólogo Andy Tow. El rango de su listado va de -1 (los más opositores, según las votaciones en el recinto) a 1 (los más oficialistas). A modo de ejemplo, Camaño y Bossio están ubicados en la mitad de ese ranking, con 0,13 y 0,06 respectivamente.

La incógnita está en saber si este espacio de distintos bloques del PJ no kirchnerista podrá mantener los alrededor de 23 legisladores que tiene en la Cámara baja. Es en ese punto en el que comienza a tallar la polarización y la dificultad para consolidarse del espacio Alternativa Federal, donde militan los referentes de estos bloques: Sergio Massa, Juan Schiaretti, Roberto Lavagna.

El kirchnerismo perderá actores de peso en Diputados, algunos de los cuales seguramente vayan por renovar su banca, como Máximo Kirchner. Entre los que finalizan el mandato está uno de los más opositores en el listado de Calvo: Eduardo “Wado” de Pedro, actual consejero de la Magistratura, con un desempeño de -0,96.

Cambiemos no contará en la próxima composición de la Cámara de Diputados con Emilio Monzó, quien ya anunció que no buscará renovar su lugar. El presidente de la Cámara baja, articulador de acuerdos con el peronismo en temas clave como el Presupuesto, integra la lista oficialista de quienes finalizan en 2019, en la que también están Mario Negri, Nicolás Massot, Silvia Lospennato, Pablo Tonelli y Daniel Lipovetzky, entre otros.

En el Senado, la figura clave es Miguel Angel Pichetto. Su bloque pondrá en juego seis bancas sobre 18 en las elecciones de este año. Pichetto es un interlocutor privilegiado del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con quien negocia la agenda de la Cámara alta y también el acuerdo de diez puntos que el Gobierno plantea con sectores de la oposición.

Enrolado también en el espacio de Alternativa Federal, Pichetto preside un bloque peronista del que además es parte Rodolfo Urtubey (Salta), quien también termina su mandato en diciembre.

En el Senado, que renovará 24 bancas este año, finalizarán sus períodos actores clave de Cambiemos. Uno de ellos es Federico Pinedo, presidente provisional del Senado. El radical Ángel Rozas, que tuvo también un sitial en el Consejo de la Magistratura, es otro personaje de renombre que agotará su período. El oficialismo arriesga cuatro bancas de su bloque de 12 presidido por Humberto Schiavoni.

El sindicalista petrolero Guillermo Pereyra, que ocupa una banca en el Senado por el Movimiento Popular Neuquino, es un aliado del Gobierno que finaliza su mandato. Es un factor clave en Vaca Muerta con su gremio, con el que aceptó cambios laborales paraaumentar la productividad del yacimiento no convencional, gran apuesta del presidente Mauricio Macri. El kirchnerismo duro pone en juego tres de sus nueve lugares en la Cámara alta. Los que terminan mandato son el presidente de la bancada, Marcelo Fuentes; Silvina García Larraburu y María Inés Pilatti Vergara. Por fuera del bloque, también otros senadores kirchneristas, como Magdalena Odarda, y aliados al kirchnerismo, como lo es hoy Fernando “Pino” Solanas, finalizan sus respectivos períodos.

El desempeño electoral y las alianzas de Alternativa Federal, espacio en el que actualmente militan la mayoría de los diputados y senadores dialoguistas que terminan su mandato este año, será clave para dilucidar si el nuevo Congreso se contagiará de la polarización creciente que muestran las encuestas entre Cambiemos y el kirchnerismo, o será capaz de mantener espacios de peso para figuras que han apostado, con matices, a consensuar.

Esta entrada fue publicada en Edición 183. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + diez =