Mario Serrafero, analista del liderazgo político

Las contribuciones de Serrafero constituyen una referencia obligada para el estudio de las instituciones y los procesos políticos en Argentina y la región

Por Miguel De Luca

El 9 de julio falleció Mario Serrafero, profesor en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, investigador principal en el CONICET y columnista frecuente en las páginas de el estadista.

La trayectoria académica de Mario combinó formación, investigación y docencia alrededor de un fenómeno complejo, el liderazgo político. Su obsesión por un tema con múltiples facetas puede apreciarse en el particular recorrido de sus estudios universitarios y en las preguntas, hipótesis y argumentaciones de sus textos. Abogado en la Universidad de Buenos Aires en 1978, en la misma institución siguió y completó la licenciatura en Psicología seis años después. En 1992 obtuvo un doctorado en Ciencia Política y Sociología por la Universidad Complutense y el Instituto Universitario Ortega y Gasset de Madrid, y en 1999 un segundo doctorado, esta vez en Derecho Público en la UBA.

Su obra abarca más de ochenta artículos en revistas científicas nacionales e internacionales y, entre otros, los libros “Exceptocracia. ¿Confín de la democracia? Intervención federal, Estado de sitio y decretos de necesidad y urgencia” (2005), “El poder y su sombra. Los vicepresidentes” (1999), “Reelección y sucesión presidencial. Poder y continuidad: Argentina, América Latina y EE.UU.” (1997), “Las formas de la reforma: entre Maquiavelo y Montesquieu” (1994) y “Momentos institucionales y modelos constitucionales” (1993).

Detallista y sistemático en el análisis, sus contribuciones constituyen una referencia obligada para los interesados en el estudio de las instituciones y los procesos de gobierno, las crisis políticas y la competencia y el ejercicio del poder en América Latina.

Nacido en Buenos Aires en 1955, Mario no encajaba para nada en el estereotipo del porteño. Modesto no obstante sus varios e importantes logros profesionales, sencillo en un ambiente académico muy competitivo, abierto y sabio para escuchar, circunspecto para hablar de sus cosas. Lo vamos a extrañar

Esta entrada fue publicada en Edición 173. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − cuatro =