Las batallas que vienen en Buenos Aires

Tras las primarias, varios distritos provinciales quedaron con final abierto para las generales de octubre. Los que pueden perder la reelección y los que pelean por dar el batacazo.

Si bien las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias del 14 de agosto no dirimieron grandes candidaturas a nivel presidencial o en las disputas por lasgobernaciones que se pondrán en juego el 23 de octubre, sí enfrentaron a varios precandidatos en la mayoría de las 135 intendencias de la provincia de Buenos Aires.Más allá de que en muchas de ellas los oficialismos se impusieron por amplios márgenes, en algunos distritos las Paso definieron un mapa con más de un contendiente en posición expectante. El desgaste tras varios años en el poder en algunos casos y la recuperación del oficialismo nacional en distritos distantes en otros, son algunas de las causas que hacen que 2011 presente más de una elección competitiva.

La lista, incluye, entre otros, los siguientes casos:

VICENTE LÓPEZ

El candidato del Pro, Jorge Macri, se impuso con un notable corte de boleta a su favor, dado que conformaba la lista del duhaldismo en el distrito y quedó a tiro de desbancar al actual intendente, Enrique García, hoy radical K, quien ganó la interna del Frente para la Victoria, pero quedó como segunda fuerza en el municipio dos puntos por debajo del macrismo.

Ahora el desafío de García será juntar todo el voto filo K si no quiere perder el municipio que gobierna desde 1987. Parte de ese electorado podría llegar del lado del sciolista Leo Rial -quien bajó su candidtaura-, que sumó 4 puntos en las Paso y que hoy García considera vitales para retener la intendencia. La idea es no poner en peligro un distrito que puede abrirle el paso al macrismo en el conurbano.

Con la elección prácticamente polarizada, el resto de los contendientes no llegaría a
ubicar ningún concejal, en un Concejo que hoy aparece dividido entre el peronismo disidente y el macrismo, por un lado y el oficialismo, por el otro.

Una de las claves es la alta imagen negativa de García, que ronda el 45%. Otra es ver
hasta qué punto Mauricio Macri apoyará a su primo en octubre como forma de traccionar votos haciendo hincapié en el posible trabajo conjunto de las dos jurisdicciones vecinas.

SAN MARTÍN

Al igual que sucede en otros distritos de la región norte de Buenos Aires, dos listas que apoyan a Cristina Fernández disputarán la intendencia de San Martín. Por un lado, se sitúa la del oficialismo municipal que lleva al actual secretario de Gobierno, Daniel Ivoskus, como candidato y, por el otro, el kirchnerista Gabriel Katopodis. El primero de ellos viene de una elección interna en la que con la lista oficial K se llevó el 28,2% de los votos, lejos del porcentaje que alcanzó la boleta de CFK, mientras que Katopodis, con una lista que corrió por fuera del Frente para la Victoria, conquistó el 15%.

Pero más allá de esos números, todo el espectro coincide en señalar que el horizonte está abierto. La última encuesta que llegó al oficialismo muestra a Ivoskus en torno al 31,2%, mientras que para Katopodis la misma le otorga 27,1%. Otra certeza es que la elección está polarizada entre ambos: la misma encuesta le da un 8% al radical Fernando González, en tanto Germán Svageli, del Frente Amplio Progresista, ronda los 7 puntos. La distancia entre ambos, de acuerdo a esta encuesta, es de 4 puntos, achicando la distancia que los separó en las elecciones primarias, posiblemente por el voto útil y la polarización producto de la gran distancia a la que están el resto de los candidatos.

Sin embargo, los dos aspirantes a la intendencia muestran crecimiento. Daniel Ivoskus crecería 4 puntos, dado que sacó el 27,3% de los sufragios en agosto, mientras que Katopodis crecería 10 puntos, ya que sacó un 16,8% en las primarias, aunque no le alcanzaría, de momento, para obtener la victoria en San Martín. La disputa, además, tiene un condimento especial que enfrenta también a otros hombres de la provincia. Mientras el hijo del intendente cuenta con todo el apoyo del aparato municipal, Katopodis logró para la campaña el apoyo total de Sergio Massa, que juega a armar una red de intendentes afines en la primera sección electoral, como ha hecho también
con su apoyo al peronista Luis Andreotti en San Fernando.

Parte de las incógnitas recaerán en si Katopodis logra crecer en nivel de conocimiento:
los datos que manejan en la intendencia muestran que Ivoskus tiene un 80% de conocimiento y su rival sólo llega al 52%. De cuánto remonte o no esa diferencia dependerá buenas parte de sus chances para octubre.

JUNIN

En medio del dilema de los intendentes radicales del interior por la estrategia de “municipalizar” la campaña de cara a las elecciones de octubre ante el poco arrastre de la boleta que lleva a De Narváez para la gobernación, el peronismo agrupa fuerzas con el objetivo de aislar a los jefes comunales de la Udeso que quedaron debilitados tras las primarias. En este escenario, Junín no es la excepción.

Envalentonados con la posibilidad de recuperar el distrito, desde el PJ local emitieron
un comunicado en el que expresaron su apoyo a Gustavo Traverso, el candidato ganador el 14 de agosto en la interna del FpV. Esta iniciativa del justicialismo local de
cerrar filas tras el vencedor de las Paso preocupa al intendente Meoni, que contaba con que la atomización del peronismo fortaleciera su candidatura.

Si bien el actual jefe comunal fue el candidato más votado en su distrito, en términos
globales obtuvo menos adhesión que la sumatoria de votos de todos los postulantes locales del FpV. Los resultados fueron 40, 2 por ciento del kirchnerismo contra el 26, 9 del ex cobista Meoni. Por eso, si el kirchnerismo logra retener en un solo candidato todos los votos de las primarias, puede haber cambio de signo.

Meoni, mientras tanto, aspira a centrar lo que resta de la campaña en cuestiones municipales para descontar el efecto que pueda tener además la boleta de Scioli y Cristina sobre la candidatura de Traverso. El actual jefe comunal también aspira a
un efecto “Santa Fe”, en el cual parte del aparato peronista se distancie del candidato K mientras se resigna a que la boleta de De Narváez tenga aún menos apoyo en octubre al que obtuvo en agosto.

BRANDSEN

En Brandsen también habrá final abierto y, como en Junín, el kirchnerismo puede llegar a destronar al radicalismo. Es que tras la derrota sufrida por la jefa comunal Mirta Sargiotti (salió cuarta a nivel general y segunda en la interna) ahora aparecen varias incógnitas de cara a la elección definitoria de octubre. Los números de las primarias produjeron un fuerte cimbronazo en la UCR, habida cuenta de que no sólo fue superada por el Frente para la Victoria sino que además la candidata “oficial” Sargiotti, fue derrotada en la interna de la Udeso por el delegado municipal de Jeppener, Daniel Cappeletti.

En el peronismo, el ganador de la interna del Frente para la Victoria –que se constituyó en la fuerza más votada, con el 58,3%– el sciolista Gastón Arias (apoyado por el ministro de Economía, Alejandro Arlía) logró el 37,4% de los votos generales mientras que su segunda en la interna, Sandra Gallardo, también lo fue en la general con el 16,21% totales. En la interna del FpV, Arias logró el 64% contra el 27,8% de Sandra Gallardo y el 7,7% de Néstor Gómez. El tercer candidato más votado en Brandsen fue el radical Cappeletti con el 13,6%, mientras que la intendenta Sarghiotti, que iba por su reelección, sólo logró el 10,3% en la consideración general.

En una elección que se definirá entre radicales y peronistas, el escenario parece mucho
más promisorio para el candidato K, teniendo en cuenta que fue uno de los pocos distritos en los cuales la Presidenta obtuvo menos votos que el total de los candidatos peronistas (49,8% contra 58,3%), aunque la Mandataria superó al ganador de la interna que logró el 37,4%. A Daniel Scioli, en tanto, le fue mejor que a la Presidenta con 53,2% de adhesiones.

De cara a las generales, todos los candidatos tratarán de captar parte del voto en
blanco, que orilló el 8% y que puede terminar inclinando la balanza.

MERCEDES

En Mercedes, la disputa también se dará dentro de las filas del oficialismo. Es que tras los datos de las primarias, quedaron en la pole position el joven de La Cámpora, Juan Ustarroz, y el actual intendente, Carlos Selva, que corrió con el sello oficial del FpV y quedó en segundo lugar en un final cabeza a cabeza que promete repetirse en octubre.
Ambos candidatos, que forman parte del amplio espectro del kirchnerismo/cristinismo, competieron en las primarias de forma separada.
Selva llevó la boleta oficial del Frente para la Victoria y Ustarroz optó por la del Frente
Social Bonaerense.

El panorama muestra un escenario más favorable a Ustarroz, que cuenta con el aval
de la Casa Rosada, y como en otros distritos los retadores a los actuales intendentes apuestan a subir en el nivel de conocimiento (Ustarroz orilla según la última encuesta que maneja su equipo de campaña el 70%) para lograr un sprint final que les permita la victoria. “Hay una clara tendencia de crecimiento, ya nos posicionamos” , dicen desde La Cámpora, mientras que el selvismo apuesta a retener votos en el centro urbano de Mercedes, bastión de su victoria en 2007

En Mercedes juega fuerte Eduardo “Wado” De Pedro, vicepresidente de Aerolíneas y
uno de los referentes de La Cámpora más consultados por Cristina Kirchner. Es hermano de crianza y referente de Ustarroz.

DOLORES

En Dolores también fue derrotado el intendente Camilo Etchevarren (Coalición Cívica), por los votos sumados de los dos candidatos K (Facundo Celasco –que quedó primero– y Adriana Meckievi), por lo que la localidad se suma a la lista de municipios que pueden cambiar de manos tras el 23 de octubre. El jefe comunal de Dolores sacó el 39% de los votos en la interna, mientras que el FPV recolectó más del 53% entre sus dos candidatos.

Así, la elección se polarizó. Hubo una fuerte disputa puertas adentro del FPV, ya que los dos candidatos que se presentaron a las internas tenían peso propio. El concejal Celasco aventajó por cinco puntos a Meckievi en lo que fue una interna al rojo vivo.
Pese a esto, la sumatoria de ambos postulantes del FPV da como resultante 53,8 de los sufragios. Los más de catorce puntos que lo separan en estos momentos parecen una enormidad si el voto K (como se espera) se mantiene unido, más si se tiene en cuenta que Celasco competirá en octubre con Cristina a la cabeza, lo que le da un fuerte respaldo.

(De la edición impresa)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Última Edición